Imágenes chinas

por Adolfo Thalasso 
Al filo del agua
        de Thou-Fou
Rapidísima, mi barca sigue el filo del agua, 
        y mis ojos siguen el curso del río. 
Allá arriba, en la clara noche, corren finas nubes.
La clara noche está también en el agua: 
        cuando una nube se desliza sobre la luna, 
        yo la veo deslizarse sobre el río,
Y me parece que mi barca boga sobre el cielo,
Y pienso en mi bien amada que se mira así en mi corazón.
Del pintor chino Dang Can 
La sombra de las hojas de naranjo
        de Tin-Tun-Ling
La doncella que, del alba a la noche, solitaria, 
        en su cámara,
Borda sedosas flores en los vestidos, 
        se estremece deliciosamente
A los sones inesperados de una flauta lejana.
Parécele que la voz de un doncel acaricia s oído.
Y cuando a través del papel aceitado
De las altas ventanas las hojas de naranjo
Vienen a posarse y hacen correr su sombra sobre sus rodillas,
Parécele que una mano desgarra su vestido de seda.
Del pintor chino Jian Guo Fang 
La flor de melocotón
        de Tsé-Tié
He cortado en la rama de melocotón 
        una flor pequeñita, una flor toda rosada.
Y la he ofrecido a la mujer amada que tiene 
        labios más pequeños y más rosados
        que esas rosadas y pequeñitas flores. 
He robado de su nido una golondrina de alas negras, 
        y la he ofrecido a la mujer amada,
Que tiene labios pequeños y rosados y cuyas pestañas 
        semejan las negras alas de la golondrina. 
A la mañana siguiente la florecilla estaba marchita,
Y la golondrina, siguiendo el alma de la flor, 
        había tomado vuelo por la abierta ventana 
        que da sobre la montaña azul. 
Pero en los labios de la mujer amada las flores 
        se abrían siempre pequeñas y rosadas.
Y las negras pestañas de sus ojos no tenían el aire 
        de querer batir sus alas. 
Del pintor chino Fan Shi Guang 
La canción de los nenúfares
        de Ouang-Tchang-Ling
Las hojas de los nenúfares están teñidas de un color 
        que se parece de tal modo al de las faldas de leve muselina,
Las flores de los nenúfares se sonrosan con un rosado 
        que se parece de tal modo al rosado de los reidores rostros,
Que el ojo no sabe distinguir las hojas de las muselinas 
        y las flores de los rostros, tanto se confunden 
        y se entremezclan en las aguas del lago.
En escuchando cantar solamente, es que se dice 
        que entre esas hojas y esas flores debe haber, 
        ciertamente, doncellas.
Antaño, las favoritas del rey Thsou, y las beldades de Youe 
        y las lindas muchachas de Ou,
Venían así a mezclarse a los nenúfares cortando flores 
        y dejando flotar sus leves faldas en el agua 
        cubierta de grandes hojas.
Hoy, cuando las doncellas se embarcan a la entrada del lado, 
        los nenúfares yerguen sus corolas como para recibir a sus hermanas,
Y cuando las doncellas retornan al filo del río, 
        la blanca luna las reconduce.
 Del pintor chino Jian Guo Fang 
En los bordes del Jo-Yeh
de Li-Tai-Pé
Grupos de doncellas en barcas 
        cortan nenúfares en los bordes del Jo-Yeh;
Ocultas por espesuras de flores y cortinas de hojas, 
        ellas mantienen, invisibles, gaya plática 
        perlada de risas y de canciones,
Y en el resplandor del sol, el agua refleja 
        como un espejo sus lindos bustos,
Y el viento que se perfuma en las ramas 
        agita el leve tejido de sus aderezos.
Pero grupos de donceles a caballo 
        han aparecido sobre la ribera;
De tres en tres, de cinco en cinco, 
        pasean entre los sauces llorones.
De pronto, hollando con sus cascos una garba 
        de flores caídas, uno de los caballos relincha y se aleja.
En tanto que una de las doncellas, 
        toda desconcertada, mira y deja adivinar 
        la zozobra de su corazón. 
Del pintor chino Di Li Feng 
Revista Caras y Caretas, 4 de noviembre de 1922.
Traducción de Marcos Fingerit
Imágenes de Todo Mail, "el mejor contenido de la web"
http://www.todo-mail.com
Imagen de portada del pintor chino Di Li Feng 

Un trozo de hielo tiene muestras únicas de atmósfera primitiva

por  Anna Martí
        Puede que a veces creamos que conocemos bien ya nuestro planeta, cómo es y cómo fue, pero lo cierto es que aún nos queda por saber, sobre todo de lo segundo. Pero eso sí, las pistas están bien escondidas y en esta ocasión lo que ha desvelado información sobre la atmósfera primitiva de la Tierra es un trozo de hielo de hace 2,7 millones de años.
        Un grupo de científicos ha dado con la pieza de hielo más antigua hasta ahora encontrada realizando excavaciones en la Antártida, y lo que permite el hallazgo, más allá de batir récord de antigüedad, es conocer algo más cómo era la atmósfera de hace millones de años. De hecho, es una muestra de gran valor científico por ello, según explican los investigadores de la Universidad de Princeton en su trabajo.
Un cubito que hace replantear lo que se pensaba sobre la concentración de dióxido de carbono en la antigüedad
        El trozo de hielo tiene concretamente 2,7 millones de años de antigüedad, siendo 1,7 millones de años más que el hielo más antiguo que se había encontrado hasta ahora, según recuerda ScienceMag. De ahí que la información que puede aportar es tan valiosa, al permitir "viajar" a los científicos hasta esa edad terrestre en cuanto a composición química de la atmósfera.
        ¿Cubitos de cielo? Más o menos. Las pistas que da un bloque de hielo sobre la atmósfera de aquel momento están en burbujas que contienen los gases que la componían en aquel momento, siendo la única muestra de  la atmósfera primitiva terrestre que se tiene, según las palabras del geoquímico David Shuster en ScienceMag.
Excavacion Hielo
        Lo que de momento han hallado es que el nivel de dióxido de carbono atmosférico no sobrepasaba las 300 partes por millón en el pleistoceno. Hasta el momento se había determinado que antiguamente el nivel era (bastante) más bajo que el actual (llegando a unas 180 partes por millón en cada glaciación frente a las 400 actuales), calculado con reconstrucciones y modelos a partir de los hallazgos físicos.
        Para el Pleistoceno (división temporal geológica que abarca desde hace 2,59 millones de años hasta el 10.000 a.C.) se había determinado que la concentración de dióxido de carbono era de 280 partes por millón. Pero según explica Yige Zhang, paleoclimatólogo de la Universidad A&M de Texas, tras este descubrimiento habrá que recalibrar los proxies (indicadores indirecto, aproximaciones) que se han empleado para los cálculos de concentración del gas.

Co2
        Ciclos de periodos glaciales e interglaciares representados por el dióxido de carbono atmosférico, medido a partir de muestras de núcleos de hielo que se remontan a 800 000 años. (Crédito: Tomruen)
Los misterios del hielo azul
        Además de las pistas sobre la atmósfera primitiva, este bloque de hielo hace pensar que habrá trozos incluso más antiguos al haberse encontrado en una de las áreas de hielo azul. En éstas, que aún están por explorar en parte, se considera que debido a la una particular dinámica pueden albergar capas muy antiguas de hielo.
        De hecho, el equipo de investigadores de Princeton pretende volver y seguir perforando hielo azul. La idea es encontrar hielo aún más antiguo para poder tener una aproximación más directa de las concentraciones de gases en glaciaciones tempranas.
Hielo Azul
        Mientras tanto, en el presente seguimos aumentando la concentración de este gas en la atmósfera, batiendo el récord el año pasado al sobrepasar las 400 partes por millón de manera prolongada. Ayer mismo sabíamos de otro de estos récords que no son para nada una buena noticia, el del mes de julio más caluroso, así que mejor aprovechar e investigar el hielo ahora que ni la Antártida se salva del calentamiento global, para el cual la concentración el dióxido de carbono es un factor desencadenante.
Fuente: del sitio Xataka.
https://www.xataka.com/investigacion/el-trozo-de-hielo-mas-antiguo-jamas-encontrado-tiene-muestras-unicas-de-atmosfera-primitiva-en-sus-burbujas

Tragedia en la Antártida: muerte en masa de crías de pingüinos Adelaida

        Tragedia en la Antártida: sólo dos crías de pingüinos logran sobrevivir de una colonia de casi 40.000.  WWF solicitó la creación de un área marina protegida en la Antártida Oriental después de la muerte en masa de crías de una colonia de pingüinos adelaida: sólo sobrevivieron dos bebés de una colonia de casi 40.000. Las muertes son por el calentamiento global, que provocó que los adultos tardaran más en traerles comida y, por lo tanto, las crías fallecieron de hambre.
        El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) solicitó la creación de un área marina protegida en la Antártida Oriental después de la muerte en masa de crías de una colonia de pingüinos adelaida a principios de 2017. Sólo dos polluelos sobrevivieron a la última temporada de reproducción y cría en esta colonia, que cuentan con unos 36.000 ejemplares de pingüinos adelaida (Pygoscelis adeliae) que se alimentan principalmente del krill que encuentran cerca de su hábitat en Terre Adélie, en la Antártida Oriental.
        Las muertes se han vinculado al hecho de que las capas de hielo se extendieron de forma inusual a finales del verano, lo que obligó a los pingüinos adultos a viajar distancias más grandes para buscar comida para sus crías.
        A raíz del viaje más extenso y un mayor tiempo de espera, las crías murieron de hambre, señaló la organización conservacionista. Hace cuatro años, esta misma colonia también sufrió la pérdida de toda su camada debido a las extremas condiciones meteorológicas que azotaron la región con inusitada dureza.
        Estos dos incidentes han llevado a WWF a pedir la protección de las aguas de Antártica Oriental de cara a la reunión de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, en inglés) que se celebrará la próxima semana en la ciudad australiana de Hobart y que tomará en cuenta las propuestas para la creación de áreas protegidas marinas en esa zona.
        "El riesgo de abrir esta área a la exploración de la pesca de krill", que mermaría la base alimenticia de los pingüinos adelaida, mientras "intentan recuperarse de dos catastróficos fracasos reproductivos en cuatro años es impensable", dijo el jefe de los programas polares de WWF, Rob Downie. "Por eso CCAMLR necesita actuar con rapidez y adoptar una nueva área protegida marina en las aguas frente a las costas de Antártica Oriental para proteger el hogar de estos pingüinos", acotó el activista.
        La propuesta para la creación de esta área protegida marina en Antártica Oriental, liderada por Australia, Francia y la Unión Europea, ha estado en la mesa durante ocho años sin que se llegue a un acuerdo.
        El océano Antártico alberga más de 10.000 especies únicas, entre ellas la mayoría de la comunidad mundial de pingüinos, ballenas, aves marinas, el calamar gigante y el bacalao austral, pescado que representa el objetivo principal de las compañías pesqueras que operan en la región.

Fuente: del sitio informativo Antena 3.
http://www.antena3.com/noticias/mundo/masacre-antartida-solo-dos-crias-pinguinos-logran-sobrevivir-colonia-casi-40000_2017101459e251790cf2e892aa2109da.html

Una mujer en la ventana, o la semilla que siempre dará a luz

Ah,
si yo siquiera te encontrara un día
plácidamente al borde de mi muerte,
soliviantando con tu amor mi oído
y no retoñe...

Si yo siquiera te encontrara un día
al borde de esta falda
tan cerca de morir, y tan celeste
que me queda de pronto con la tarde.
Ah,
Camarada,
Cómo te amo a veces
por tu nombre de hombre
Y por mi cuello en que reposa tu alma.
"Poema tercero"
 Yolanda Eunice Odio Infante,
poeta costarricense 
        Si miran bien, verán a la mujer en la ventana. Podríamos encontrarla en cualquier lugar de Latinoamérica, y así observar sus enormes ojos castaños, tan claros, tan transparentes. Pero no es en cualquier lugar (podría serlo), es en Costa Rica. Si saben mirar, con la mirada de Maximiliano Jiménez, el pintor, el artista plástico, verán una mujer de hermosura sencilla, vestida de rosa, los brazos grandes de amasar y de lavar la ropa, el pecho rotundo, que no deja lugar a dudas: es una mujer toda ella.
        Esa mujer, en Costa Rica, espera en la ventana. Se ha detenido en sus quehaceres diarios para esperar, acompañada de una bromelia que un día el pintor, el artista plástico, le dejó para que cuidara. Una hermosa planta que vive en la ventana y que descansa mientras ella, la mujer de ojos transparentes, espera la llegada de una carta.
"Mujer en la ventana" de Max Jiménez 
      La carta llegará, desde Buenos Aires, donde el pintor sigue fabricando sueños, como cuando se fue, hace varios años ya. Él intenta abrirse paso con sus pinturas, pero para hacerlo,  dejó su patria, su amada tierra natal. Y dejó a la mujer, que hoy lava ropa y la tiende, mientras espera la carta que le devolverá, por un ratito, a su pintor, hoy tan lejano.
        La historia, escrita por el dramaturgo argentino Alejandro Finzi, es de una dulzura incomparable. La actriz Ana Barrionuevo interpreta con enorme ternura a esta mujer que espera, y que recibe las cartas fechadas el día del muerte del artista plástico, Maximiliano Jiménez Huete, pintor costarricense, quien se quitó la vida en Buenos Aires, para terminar de una vez con una largo camino de  desdicha. Enfermo y solo, sintió el peso de su fracaso en toda América, él, que había triunfado en Europa.
 "Ventana a La Habana" de Max Jiménez 
        Pero por aquellos años, a mitad del siglo XX, la pintura de mujeres afroamericanas no estaba “de moda”. Otras tendencias, otras abstracciones, ocupaban la tumultuosa corriente del río de la plástica de la época. Y Max, como firmaba sus cuadros, no tuvo lugar. Sus mujeres potentes, de sexo enérgico, no encontraron en su época el lugar que merecían. Murieron, quizá, con él.
        Pero como dice la frase, “no murieron, se hicieron semilla”. Y así, la obra de Max Jiménez abrió camino a la del pintor colombiano Fernando Botero. Y quizá, gracias a esta obra de Alejandro Finzi, mucha gente se acerque a  la obra de este artista plástico, que recién hoy es reconocido en su país, de la misma manera que la poetisa que citamos, Eunice Odio, también costarricense,  fue reconocida después de su fallecimiento. Cosas del arte de América Latina, que siempre mira hacia Europa y nunca mira (ni cuida) lo que tiene en casa.
        Será con la difusión de esta gran obra de Finzi, “Carta de Max Jiménez a la Mujer en la Ventana”, que conoceremos al pintor. Como un estreno de carácter nacional, esta obra de teatro fue presentada en el Teatro Don Bosco de Bernal, el pasado sábado 7 de octubre, con la Dirección de Guillermo Rodoni, quien a la vez hace la voz de Max. En el escenario, muy prolijo, muy bien puesto y aprovechado con las luces y el sonido, se mueve Ana Barrionuevo en el papel de la Mujer, de quien no sabemos su nombre. Max la llama “niña mía”, aunque reconoce que pasó el tiempo y se imagina que ya es toda una mujer.
        La Música Original pertenece a Jorge Reales, la Realización Escenográfica a Juan Carlos Rodoni, el Asesoramiento Multimedial a Matías Barreto, la Realización Estilística a Ruphi Unisex Internacional. Nos falta comentarle, amigo lector, sobre las Voces del Prólogo, en las cuales intervienen Eduardo y Lorenzo Barrionuevo, y sobre la Asistencia de Dirección a cargo de Marcela Castillo. ¿Qué si nos aprendimos los nombres de memoria? No tenemos tanta, amigo lector, pero sí nos han entregado un hermosísimo programa con la reproducción del cuadro de la “Mujer en la Ventana”, muy completo y bien diseñado, que guardaremos en el corazón.
        Allí leemos clarito que toda esta puesta está presentada por “La Comedia de Campana”, que desde 1969 (y hasta ahora, el 2017), llevan 48 años haciendo cultura. Todo un logro, una verdadera satisfacción.
        Y aunque los años pasen, y algunos amigos ya no estén, el teatro no muere: será siempre semilla que se sigue plantando. Así lo expresa el Director Guillermo Rodoni: “Ya no está con nosotros Jorge Varela…Tampoco Maximiliano Jiménez… Pero quizá siguen estando las fuerzas que los motivaron y que seguramente son las mismas que nos vienen empujando”.
Maximiliano, el gran pintor llamado Max
        Nadie puede dudar de la fuerza que motivaba a Max. Hijo de una familia acomodada, el padre lo manda a Londres para estudiar Comercio, y así administrar los cafetales de la familia Jiménez. Pero el pintor jamás pisó Londres, y sí se dirigió a París, la enorme París luminosa de los años ’20, siguiendo su estrella, el arte. Allí se encuentra con Gabriela Mistral, César Vallejo, Miguel Ángel Asturias, Ramón del Valle Inclán, entre otros. ¿Cómo ir a Londres, si las luces del arte y la cultura nos llevan hacia París, con estas figuras señeras del arte?
        Dice Finzi, quien relata esta biografía en un video previo a la obra, que Jiménez “se había dedicado al arte contra el costumbrismo del arte latinoamericano de aquel tiempo, y a la literatura contra el telurismo que narra la vida y la historia del campo”. El triunfo no se hace esperar: París, New York, Bruselas, lo aclaman. Su patria, no. Chile, no. Buenos Aires, tampoco. Por eso muere, un 3 de mayo de 1947, la fecha de la carta que recibe la Mujer en la Ventana. Pero ella no lo sabe…
        “Yo me enamoré de esa mujer” dice Finzi. “Me quedé largo rato mirándola y me enamoré de sus ojos” cuenta, preguntándose cuál era la historia de esa mujer. “Le escribí una historia para Max Jiménez, una historia para ese cuadro de 1938”.
        “La obra de arte está obligada a superar la vida”, decía Max Jiménez, según lo cita Carlos Cortés en su trabajo sobre el arte costarricense, para mostrarnos la talla de los sueños de este gran hombre. También Cortés, en su “Carta de Costa Rica – El año de Max Jiménez”, lo describe físicamente, citando al gran escritor español Ramón J. Sender:
        “Era hombre grande, grueso, de pelo y ojos claros y de risa infantil. Parecía un hombre puro… Era rico, amado por una mujer excepcional, hacía del mundo entero teatro de sus placeres y además quería ganar en la llana lotería de las notoriedades. Ensayó todas las artes menos la música… era un escultor. Él mismo parecía una escultura”, describió Sender.
"Desesperanza" de Max Jiménez 
        Sigue Cortés: “En las crónicas parisinas de los veintes era ya una figura imponente y no sólo por sus excesos: más de 1.90 m. de estatura, una fuerza y una personalidad descomunales, una pintura de grandes volúmenes y distorsiones, una escultura de granito y una vitalidad que oscilaba entre la euforia de los paraísos artificiales y el fracaso de no hallar la forma perfecta”.
        Y Cortés cita a Asturias, cuando el gran escritor guatemalteco dice: “Max Jiménez es el artista centroamericano que más honda huella dejó en mi generación por el valor expresivo de su obra. Y me refiero a su poesía, a sus cuentos, su grabado y su pintura. A la angustia personal por el reconocimiento debo resaltar su generosidad, su entrega al arte, el dolor de reflejar en éste su propia vida y la de quienes le acompañamos en sus crisis existenciales. Admito que no se le ha valorado en absoluto. Max fue, en verdad, un artista grande, monumental, resistente al tiempo y al olvido”.
        Tomemos en este sentido las palabras que expresara Alejandro Finzi, autor de esta obra maravillosa, “Carta de Max Jiménez a la Mujer en la Ventana”: “Argentina abre sus brazos y le da consuelo, para que su obra sea reconocida por todos los caminos del arte latinoamericano” agrega el autor en el video. “Gracias a La Comedia de Campana, esta historia llega a escena”.
        En buena hora.
Cartas de amor, y de lo que nace y reverdece
        En la historia, la carta es clara: “esta carta es una despedida, es para despedirme de vos y de nadie más”, diría Max Jiménez. “Yo estoy aquí, escribiéndote, que es como entrar en un túnel que no tiene salida, en una ciudad de un solo color”. Y seguramente tendría que admitir que “no se llega nunca a Buenos aires, uno se hunde en ella, no hay a quien llamar, aquí no encontré refugio para mí”. “Entonces, si me apago como un fósforo –concluye- que no me despierten con la obligación de vivir”, le escribiría Max a esta mujer, que no sabe el final de la historia.
        “La obra de arte es una rebelión contra la muerte”, lee la mujer. “Es que el destino de la pulga artística encuentra un ¡no! siempre”, dice, y sigue: “Y no las encontraré a las estrellas, y no las encontré, ojos castaños, por donde anduve no estaban: no hay trazo de pincel que me abra camino en esta oscuridad”.
        Pero ella no llora. Mujeres como ella hace rato han dejado de llorar. Son mujeres, no de llorar, sino de arremangarse.  Se aferra a su plantita, a la bromelia que él le dejó, y le explica a él, como si él pudiera escucharla de tan lejos (ahora más lejos de lo que ella imagina, pero ella no lo sabe): “Dos raicitas le han crecido y crecen bien, están que respiran, miralas, y a una de ellas les ha nacido un puntito pequeño de color”. Mujeres aferradas siempre a lo que nace, mujeres que impulsan la vida, porque lo que nace y vive es lo único que tienen. Cartas, plantas, ropa, pájaros, niños.
        Cerca, canta un ave. Ella lo cuidará como a la bromelia, que pronto florecerá.
        En materia de arte, y especialmente en el teatro, las  historias siempre florecen. Como en la vida.
        Las vidas no se pierden, son semilla. Especialmente la vida de los que aman el Arte.
        Nunca mueren.
Biografía de Max Jiménez 
        Hijo de Roberto Jiménez y Ana Huete, comenzó su carrera artística en el campo de la pintura y escultura en 1921. En París, hizo varias exposiciones de dibujos a pluma y esculturas en 1924 obteniendo buenas críticas.
        La pintura de Max Jiménez está bastante relacionada con sus trabajos de escultura, principalmente por la creación de volúmenes muy semejantes y por el uso de la deformación, consciente, en la mayoría de las figuras. Sus temas y figuras son principalmente tropicales y su estilo difícil de clasificar se puede considerar vanguardista.
El artista plástico Maximiliano Jiménez, o Max, como firmaba sus cuadros 
        En 1925 por dificultades económicas tuvo que regresar a Costa Rica, siguió dedicándose a la pintura, y también comenzó a escribir artículos periodísticos destacando Arte y proletariado en 1926. Ese mismo año contrae matrimonio con Clemencia Soto Uribe y se instalaron en San Isidro de Coronado. Al año siguiente aparecieron varios artículos suyos en Diario de Costa Rica y en Repertorio Americano. En 1928 publicó su primera novela Unos Fantoches, donde desarrollaba una trama con un triángulo amoroso que provocó un gran escándalo hasta el punto de ser retirado de las librerías. Viajó a Europa buscando editor para su primer libro de poemas Gleba, que finalmente publicó en París.
        En 1929 viajó a España y conoció a varios escritores e intelectuales, entre ellos Ramón del Valle-Inclán y Concha Espina, que lo presentó en su salón literario de los viernes y desde entonces la presencia de España en su poesía resultará inevitable. En 1930 publicó en Madrid su segundo libro de poesía Sonaja.
        Empezaron a interesarle las técnicas de grabado en madera y viaja a Estados Unidos a estudiarlas en la Liga de Estudiantes de Arte de Nueva York. En 1938 comenzó a perfeccionar su técnica del óleo y empezó a innovar con materiales fabricados por él mismo. En 1939 viajó a París donde expuso diez óleos con gran éxito de crítica.
        En 1943 viajó a La Habana donde se relacionó con diversos artistas y siguió pintando sus temas tropicales y temas de negros cubanos. Expuso en esta capital 14 óleos.
        En 1945 regresó a Costa Rica donde hizo una exposición de 21 óleos, casi todos ya exhibidos anteriormente en Europa y Cuba, pero tiene una pobre acogida entre la crítica de su país.
        En 1946 viajó a Chile y poco después a Buenos Aires donde murió en medio de una terrible crisis creadora y existencial.
Fuente: Del sitio Wikipedia - Max Jiménez. 
https://es.wikipedia.org/wiki/Max_Jim%C3%A9nez
 El dramaturgo Alejandro Finzi, autor de "Carta de Max Jiménez a la Mujer en la Ventana" 
Biografía de Alejandro Finzi
        Nacido en Buenos Aires en 1951, Alejandro Finzi se crió y desarrolló sus estudios en Córdoba. En 1984 se trasladó a Neuquén,  provincia en la que reside hasta la actualidad. Es profesor en la Universidad de Comahue donde está a cargo del área de Literaturas Europeas. En 2004 se doctoró en la Université Laval de Québec.  Dirige el grupo de teatro Río Vivo, fundado en 1986 por el actor y director Daniel Vitulich. Finzi no es sólo un dramaturgo; ha producido una de las obras teóricas más valiosas de la Argentina. Justamente, en su caso, la relación entre teoría y práctica generan singularidad en su escritura y su mirada sobre el teatro. Su pensamiento procede de una relación orgánica con la práctica dramatúrgica y escénica y es uno de los exponentes más notables del movimiento de "regresar el teatro al teatro" que se verifica en la teatrología argentina en la postdictadura.  
        Reconocimiento al dramaturgo Alejandro Finzi, diario Río Negro
http://www.rionegro.com.ar/cultura-show/un-reconocimiento-nacional-para-alejandro-finz- 
La poetisa costarricense Eunice Odio
Biografía de Eunice Odio
        Eunice Odio (San José, Costa Rica, 18 de octubre de 1919 - Ciudad de México, 23 de marzo de 1974) fue una reconocida poeta latinoamericana.
         Sus padres fueron don Aniceto Odio Escalante y doña Graciela Infante Álvarez. Complementó sus estudios con extensas lecturas, principalmente en el campo de la poesía moderna. Su inquieta búsqueda de nuevos horizontes la llevó a viajar a Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, Cuba y los Estados Unidos. De regreso al país, a principio de los años cuarenta, sus poemas son leídos en la radio, con el seudónimo de Catalina Mariel. De 1945 a 1947 publica poemas en el Repertorio Americano de Joaquín García Monge, en el periódico La Tribuna y en el periódico Mujer y Hogar.
        En 1947 viajó a Guatemala para recoger un premio de poesía, y a dar charlas y conferencias. Luego, decide ir a vivir a México, donde reside hasta su muerte, con excepción de dos años y medio que vive en Estados Unidos. En México trabaja en periodismo cultural, como crítica de arte, además realiza traducciones en inglés, escribe y publica cuentos, ensayos, reseñas y narraciones en periódicos especializados de arte y literatura. En 1962 se nacionaliza como mexicana. En 1963 publica una serie de artículos   Falleció en la ciudad de México el 23 de marzo de 1974.
Fuente: Del sitio Wikipedia - Eunice Odio
https://es.wikipedia.org/wiki/Eunice_Odio
En la ventana, la conductora Adriana Sylvia Narvaja y la actriz Ana Barrionuevo 
Las fotos pertenecen a la conductora del programa de radio "Algo Especial Protagonista del Presente", Adriana Sylvia Narvaja, periodista y docente de Quilmes, República Argentina, y a la señora Marisol Vecchi, Coordinadora del Teatro Don Bosco de Bernal, República Argentina.
 El Director Guillermo Rodoni, la conductora Adriana Sylvia Narvaja y la actriz Ana Barrionuevo 
Poema Tercero de Eunice Odio – Del sitio Poemas del Alma.
https://www.poemas-del-alma.com/eunice-odio-poema-tercero.htm
El cuadro “Mujer en la Ventana” pertenece al sitio de la Revista La Nación, de la República Argentina
http://wvw.nacion.com/viva/2000/enero/18/cul1.html
Los cuadros pertenecen al sitio Vichitex – Obras de Max Jiménez
http://www.vichitex.com/arte/historia_cr/p_max_jimenez_obras.htm
Foto de Max Jiménez del sitio Historia del Arte de C.A. y El Salvador
http://bloghistoriadelarte2016.blogspot.com.ar/2016_06_01_archive.html
Cuadro “Desesperanza” y “Ventana a la Habana” del sitio Pintores Latinoamericanos de Juan Carlos Boveri
http://www.pintoreslatinoamericanos.com/2012/07/max-jimenez_24.html
Biografía del dramaturgo Alejandro Finzi – Del sitio Editorial Colihue
http://www.colihue.com.ar/autores/fichaAutor?authorId=12524
Foto del dramaturgo Alejandro Finzi – Del sitio Mi Bitácora
http://mibitacoraeddigersomino.blogspot.com.ar/2016/06/

El maltrato animal y la Caza como psicopatologías

Del sitio Yo Galgo de España, por  Camila Lorenz Roy 
La crueldad con los animales hecha deporte 
        La mayoría de cazadores de nuestro país defiende la caza como deporte o entretenimiento, pero, para muchos ciudadanos y cada vez más, esta actividad plantea serias dudas morales: ¿Qué tipo de persona encuentra satisfacción en matar a otro ser vivo, ver cómo agoniza y después hacerse una fotografía con su cadáver? Hay investigaciones que relacionan esa falta de empatía con ciertos trastornos psicopáticos y muchas teorías ya demuestran que la violencia hacia los animales no humanos es un precedente de la violencia hacia las personas.
¿Qué es el maltrato animal?
        El maltrato animal comprende comportamientos que causan dolor o estrés al animal. Los mismos van desde la negligencia en los cuidados básicos hasta el asesinato malicioso. Existen dos tipos de crueldad animal, el maltrato directo, que consiste en la falta intencional en proporcionar los cuidados básicos, la tortura, la mutilación o el asesinato de un animal, y el maltrato indirecto, que se produce cuando eres testigo o apoyas el maltrato o tortura de algún animal y no haces nada para impedirlo. Estos abusos innecesarios se han convertido en un problema social de gran dimensión.
        En junio de 2016, la Guardia Civil presentó la campaña contra el maltrato y abandono de animales domésticos #YoSiPuedoContarlo. El General Jefe del SEPRONA resaltó que duarnte 2015 la Guardia Civil tuvo conocimiento de 10.793 infracciones administrativas relativas a animales de compañía y 609 delitos en los que fueron detenidas o investigadas 426 personas por maltrato animal.
        Entre las infracciones y delitos se detectaron:
450 perros abandonados
23 perros ahorcados
44 perros víctimas de golpes o palizas, de los que 23 fallecieron
47 perros heridos con armas de fuego, de los que 27 fallecieron
115 perros envenenados
97 perros encontrados en estado de desnutrición
353 perros robados
        Según los datos del estudio sobre abandono animal de la Fundación Affinity de 2015 las cifras aumentan las los 104.501 perros abandonados ese año, de los que un 10% eran de caza.
        El maltrato animal también se extiende a otras áreas como la industria alimentaria, la industria peletera, la experimentación científica y el entretenimiento (circos, zoos y fiestas populares). Sólo en la industria cárnica, la cifra de animales muertos en mataderos de España en el 2015 asciende a más de 840.000.000, según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.
        Sumando estas causas de maltrato animal, la cifra de animales muertos al año en España asciende a más de 1.000 millones según datos de varias fuentes como la FAO o diversas asociaciones animalistas, entre las que figuran Fundación Alma Animal.
¿Qué es la Psicopatología y qué trastornos mentales o psicopatológicos se relacionan con la violencia animal?
        La Psicopatología es un área de salud que describe y sistematiza los cambios en el comportamiento que no son explicados ni por la maduración o desarrollo del individuo, ni como resultado de procesos de aprendizaje, también entendidos como trastornos mentales.
        La crueldad hacia los animales es uno de los componentes de la “Tríada Psicopática” junto a la piromanía y la enuresis. Entre los criterios para diagnosticar el Trastorno Disocial, según el DSM-IV (“Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders”), se encuentra la manifestación de crueldad física contra los animales. Este trastorno se caracteriza por un patrón repetitivo y persistente de comportamiento en el que se violan los derechos básicos de otras personas o normas sociales importantes propias de la edad. Suele tener su momento de aparición en la infancia o en la adolescencia.
        Las personas con Trastorno Disocial suelen presentar, en menor o mayor grado, algunas características específicas de personalidad: escasa empatía y preocupación por los demás, dificultades para percibir los sentimientos, deseos e intenciones ajenas que interpretan de forma hostil, insensibilidad y poca capacidad para reconocer la culpa o mostrar remordimiento, autoestima distorsionada, inestabilidad emocional y muy baja tolerancia a la frustración, que a menudo origina comportamientos delicitivos.
        Siguiendo con los criterios de diagnóstico del DSM-IV, la presencia del Trastorno Disocial durante la infancia sirve de precedente para la aparición del Trastorno Antisocial de la Personalidad en la edad adulta.
        En el estudio presentado por la Dra. Nuria Querol i Viñas sobre la relación entre el Trastorno Antisocial de Personalidad y el maltrato animal (“Cruelty to animals and Antisocial Personality Disorder, Criminological and forensic correlations”), se analizaron 52 casos forenses con historial de violencia hacia los animales. El 89% de la muestra estaba acusada por delitos violentos; en concreto, la agresión sexual (con un 35% de los casos)y el asesinato (con el 24%) son los delitos que encabezan la lista.
        Ante estos resultados, la Dra. Querol resaltó la necesidad de evaluar la crueldad con los animales en la infancia/adolescencia para permitir un diagnóstico e intervención precoces.
Moralidad, empatía, ego y narcisismo
        Según la RAE, “La moral es un concepto relativo a las acciones de las personas desde el punto de vista de su obrar en relación con el bien o el mal y en función de su vida individual y, sobre todo, colectiva”.
        La psicopatía fue inicialmente definitiva como “locura moral” por el médico y etnólogo J.C. Prichard, pues la principal característica del individuo psicopático era la inadecuación de sus valores morales y éticos a los de la sociedad en la que debía adaptarse.
        Las investigaciones neuropsicológicas han identificado dos sistemas neuronales que están implicados en la psicopatía y que pueden ser importantes para el desarrollo moral: la amígdala y la corteza prefrontal  ventromedial. Según estudios realizados por diferentes especialistas, como el neurocientífico James Blair o H.L.Gordon, en personas con transtornos psicopáticos, estas zonas presentan una reducción de su actividad en respuesta a estímulos emocionales y durante el condicionamiento aversivo (entrenamiento en el reflejo del miedo).
        Esta falta de sensación o emoción ante estímulos externos hace que ciertas personas sean proclives a buscar emociones cada vez más fuertes, pensando solamente en su propia recompensa (adrenalina, júbilo, etc.) cayendo en comportamientos extremos y a veces criminales. Por ejemplo, ver morir a otra criatura, la persecución y la caza, son experiencias buscadas por personas poco capaces de sentir empatía y reconocer el sufrimiento ajeno.
“Un niño que crece rodeado de agresión contra cualquier ser vivo tiene más probabilidad de violar, abusar o matar a humanos cuando sea adulto” (Kellert & Felthous, 1985)
        El psiquiatra H.M. Cleckley en su libro ‘La máscara de la cordura’, señaló que “la existencia de una respuesta emocional deficiente o anormal es la característica más sobresaliente de la psicopatía”. Aspectos como la incapacidad para amar o la pobreza de las reacciones afectivas aparecen siempre recogidos en las descripciones y definiciones de este trastorno.
        Para los psicópatas, la respuesta refleja a los estímulos con contenido afectivo (independientemente de la cualidad de los mismos) es menor en comparación a la de los estímulos neutrales. Este patrón de reflejos en los psicópatas parece relacionado con el factor de desapego emocional.
        La revisión de estudios que llevó a cabo el psicólogo Augusto Blasi apoya la hipótesis de que los delincuentes usan modos evocativamente inferiores de razonamiento moral; estas personas parecen estar en una etapa preconvencional de razonamiento moral, caracterizada por la primacía de los propios intereses y el pragmatismo.
        Para el psicólogo Martin Hoffman, las raíces de la moralidad se encuentran en la empatía. En otro de sus estudios, J. Blair encontró una disminución de respuestas reflejas (sudoración o respuesta galvánica de la piel) en psicópatas al presentarles imágenes de personas y animales sufriendo.
        La moralidad y empatía están relacionadas con el ego, pues ambas requieren que se haga un análisis de separación entre el propio ego y los otros. En el estudio ‘Reading the trophy: exploring the display of dead animals in hunting magazines’, las sociólogas Amy Fitzgerald y Linda Kalof analizaron 792 hero shots, fotografías tomadas por los cazadores junto a la presa tras haberla cazado. Encontraron que, en la mayoría de estas fotografías, el cazador se coloca en una posición de superioridad y dominancia sobre el animal, demostrando la relación de poder que se quiere conseguir.
        El narcisismo es una exagerada sobrevaloración de la importancia propia y un gran deseo de admiración por los demás. No podemos obviar un punto de exhibicionismo en mostrar trofeos que busca la aprobación ajena. Según el estudio de Phillip S. Kavanagh, ‘The Dark Triad and animal cruelty: Dark personalities, dark attitudes, and dark behaviors’, los mayores niveles de puntuación en la Tríada Oscura están asociados con mayor número de actos de crueldad animal y comportamientos más negativos hacia los animales.
        En definitiva, el maltrato animal es uno de los tres miembros de la “Tríada Psicopática” y un criterio de diagnóstico para el Trastorno Disocial y el Trastorno de Personalidad Antisocial. Ambos trastornos mentales están relacionados con la falta de moralidad y de empatía en quien los sufre, lo que les lleva a tener conductas egoístas y narcisistas.
"Un cobarde es incapaz de demostrar afecto 
pues la empatía con el otro le hace sentir riesgo por su ego" 
Mahatma Gandhi 

Fuente: del sitio Yo Galgo de España.
https://yogalgoproductions.com/view/yo-galgo/the-psychopathology-of-animal-abuse-and-hunting?locale=es

David contra Goliath, o la lucha por la Soberanía Alimentaria

        En el marco de la creación de la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Universidad Nacional de Quilmes, se realizó el pasado miércoles 27 de septiembre una  Charla-Taller denominada “El costo oculto de los alimentos”, donde se debatió la problemática de la generación de productos con la utilización de agrotóxicos y la posibilidad de obtenerlos en forma agroecológica y sustentable, sin el agregado de venenos que ya están atacando la salud de los ciudadanos en distintas partes de la Argentina y de América Latina.
        Puntualmente en el horario convenido de las 18.30, y con el aula 206 colmada, Yanina Gambetti, la presentadora y miembro de la CALISA (Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria). Graduada y trabajadora de la UNQ e integrante del Frente de Lucha por la Soberanía Alimentaria Argentina, explicó los motivos de la reunión, y enumeró a los participantes, entre los que se encontraban docentes de la institución universitaria, productores y organizadores de la Feria Agroecológica que todos los jueves se da cita en la UNQ, Roque Sáenz Peña 352, de la localidad de Bernal.
        Inició la presentación, como dijimos, Yanina Gambetti, quien se refirió a la creación de la CALISA frente a la necesidad de la Universidad Nacional de Quilmes de contar con un espacio de este tipo, donde distintos sectores se aúnen para debatir este tema, con “una charla desde una mirada integral y sistémica”. Debatieron los Profesores Cristian Arnaiz, Martín Garro, Guido Galafassi y Natalia López CastroJesica del emprendimiento barrial Morón Surco, Maitén Rancaño, estudiante de Ingeniería en Alimentos,  y los productores agroecológicos, Miguel y Matías, quienes tienen un emprendimiento en la zona del Parque Pereyra Iraola de la localidad de Hudson.
        Claro que no es una lucha fácil, pero la CALISA está dispuesta a darla. Para ello, realizan estas charlas de divulgación para ir concientizando a la población de los riesgos (que ya no son riesgos potenciales sino mortales) sobre el consumo de productos que no respetan las elementales normas de cuidado de la salud, especialmente las frutas y verduras, que se cultivan mediante agroquímicos que producen enfermedad y muerte. En Argentina, muchos están prohibidos y circulan frente a la mirada cómplice del Estado. Sí, la lucha es desigual como fue la de David y Goliath a la que hacemos referencia en el título. Veamos las ponencias para que los lectores entiendan que es una lucha que se basa en argumentos científicos, sociales y políticos, y no un simple "capricho", como se lo quiere mostrar.
        David no saldrá sin armas a esta batalla…
El aula 206 se llenó de interesados en la Charla-Debate
Arranca la ponencia del profesor Guido Galafassi
        “Me pidieron que hable del marco general del problema, y por eso lo explicaré en términos sociales, políticos y económicos” dijo como iniciador del debate.  “Hay que tener en cuenta la idea de totalidad, y tener presente que es una discusión muy larga”, agregó. “¿La realidad tiene nexos o cada submundo es una parte de lo real?” se pregunta, y responde: “La realidad es una totalidad dinámica con relaciones dialécticas, con contradicciones, pujas y luchas, es decir, todos no tiramos para el mismo lado”.
        “Hay un sistema que nos coerciona a vender nuestra fuerza de trabajo, mientras se dice que se producen cosas sin las cuales ‘no podemos vivir’ piensa. “Podemos cuestionar esa ‘necesidad vital’ de consumir, y ver que no es necesaria; un ejemplo es el cigarrillo, que movía miles de millones de dólares y encima nos dictaba valores de status, de prestigio, y a su vez vendía su mensaje personalizado por género”, comenta refiriéndose al caso de los cigarrillos Virginia Slim, que fueran tan famosos hace unas décadas.
        Y nos da otro ejemplo, el armamento. “¿Qué necesidad habría de dedicar miles de millones de dólares para destinar parte de la producción mundial a esta fabricación'” dice. “De ahí que necesiten inventar guerras, porque si no ¿cómo se consumiría? Por eso decimos que no se produce lo que se necesita, sino lo que da ganancias” concluye: “En ese sentido, puede producir alimentos, verduras, leche, pan, armamentos…”. Lo que ofrezca mayores ganancias.  Así, el alimento no se va a dejar de producir, pero viene determinado por el ámbito de la producción, o sea, se dirige a producir los que dan mayores ganancias.
        Aparentemente, hoy el Hombre es libre. “No hay una coerción directa sobre él” dice, “pero la manera de obligarlo es mediada por las condiciones generales, lo que está tan naturalizado que nos parece lo más normal del mundo”. Y aunque esté “naturalizada”, Galafassi dice que es una forma histórica determinada, es la misma manera que se aplica en todo el planeta. ¿Simple coincidencia? No, por cierto. “En el capitalismo, el empresario supuestamente ‘arriesga” su capital y yo sólo aporto mi trabajo”. ¿Aceptar o no aceptar’. “Ese grado de aceptación ha variado en los últimos 150 años, hoy somos libres, nadie nos obliga a ir a trabajar, pero si no vamos, no tenemos de qué vivir” concluye. “Este mecanismo se ha ido perfeccionando, los trabajadores han ido ganando luchas y es cierto que podemos elegir no ir, pero entonces ¿de qué viviríamos?” dice el profesor.
        A título de ejemplo, trae a la mesa el caso más conocido, que es el del petróleo. “Se podrían invertir millones en energía alternativa, pero al capitalismo no le importa, sabe que se consume petróleo, y que para cambiar habría que cambiar a su vez una serie de prácticas, porque también, con energías alternativas, el tipo de consumo sería diferente” ejemplifica.
        Por eso sostiene que la producción de alimentos se necesita, sí, pero más se necesitan las ganancias. “No hay justicia social para que todos accedan a ellos”, dice. “Esta Cátedra de Soberanía Alimentaria debe entender estas reglas para que sepan que vamos a ser sus enemigos, porque le quitamos margen de ganancia” opina, y en términos de la difícil lucha que se viene, termina con un mensaje esperanzador: “Son pequeños pasitos pero de a poco van a ir cambiando las cosas”.
Los disertantes de "El costo oculto de los alimentos" 
El trabajo de los constructores de mercados alternativos
        Como miembros de la Tecnicatura Universitaria de la Economía Social y Solidaria, que conocemos por el nombre de TUESS, que también puede cursarse en la UNQ, continuaron la charla Cristian y Martín Garo, con su presentación titulada “Construcción de Mercados Alternativos y Organización del Consumo”, en un Power Point, donde contaron su experiencia como organizadores de nuevos Mercados.
        Coinciden con el profesor Galafassi: “El sistema agroalimentario está pensado desde una matriz capitalista, con el mayor rendimiento de los alimentos para obtener las mayores ganancias”, sostienen.
        Pero no es gratuita, se paga en salud. “Se trata de una producción industrializada, basada en el uso de agrotóxicos que afectan la salud de los productores, de los consumidores y del sistema, a la vez que intensifica la propiedad privada”, explican.
        Aquí hay un punto muy importante que día tras día, los medios de comunicación “olvidan” cuando se refieren al alza de los precios, la concentración de los mercados. “El mercado está concentrado, hay largas cadenas de intermediación que son las que fijan el precio de los alimentos” dicen. “Incluso las obras públicas que se realizan son las que favorecen el agronegocio” agregan los constructores de mercados alternativos.
        Según explican, hasta la década del ’60 el mercado minorista era mayoría, y la variedad de precios, aún mayor. Pero desde los ’90 se produjo una gran concentración que hizo disminuir los mercados barriales. “Esto afecta a los mercados populares, al sistema de precios y a la salud”, sostienen.
        De esta forma, la producción industrial, dicen, nos hace comer productos envenenados con menor cantidad de trabajo. “Así se pierde quien construye el precio, que ahora está más mediatizado por los medios y por publicidad, que de tanto decir lo que debemos querer, ya ni sabemos qué queremos, y miramos otra cosa que no es lo que nos hace bien”, dicen.
 El profesor Martín Garro haciendo su aporte
        “Es una sociedad que va camino de los principales grupos económicos” describen. “En este contexto de ‘sobre ruedas y funcionando’ es que se requiere de espacio de reflexión como éste” dicen refiriéndose a la CALISA. “Es un mecanismo que va hacia el agronegocio y no hacia la huerta familiar, como pasó con el programa de Huertas, que se vio afectado por esta situación”.
        Dan un ejemplo con precios del año 2013, que es muy explicativo: en ese año, al productor se le abonaba $ 0,80 por kilo de producto, mientras que en la calle el precio no bajaba de $ 20. Conclusión: la brecha era del 2.500%, y no ha dejado de aumentar con los años. Otro ejemplo, también de ese hoy ya lejano 2013, pero muy gráfico: al productor se le abonaba $ 0,50 por docena de medialunas, que se cobraban $ 36. Es decir, una brecha del 6.000%. No quieran saber a cuánto se fueron hoy, en el 2017.
        A la vez, la cantidad de grupos de huerta del Programa Cambio Rural fueron descendiendo: del año 2015 (con 2.000 grupos) pasamos al 2016 (con 1.350) y llegamos al 2017 (con 404). Y no lo dicen los organizadores de la charla, lo dice el Diario La Nación en su nota del 28 de julio del 2017, reflejando una política de destrucción de este sector. ¿Cómo se implementa este retroceso? Con más limitaciones y requisitos, explican. “Los ciudadanos tienen que ser nativos o hijos de nativos argentinos, inscriptos en un registro, etc”.
        Y esto no debe asombrarnos, muy por el contrario. Los mercados alternativos no tienen figuras intermedias, se trata justamente de que no haya intermediarios, y que los productores y los consumidores estén cerca. De esta manera, hay una posibilidad de comercialización bien próxima entre ambos, y que se genere un vínculo de confianza. Es decir, se impulse “lo humano” y no “lo químico” entre los dos.
Agricultura ecológica en  países que la impulsan 
        Esta relación recae, finalmente, en el precio de los alimentos. “Tratamos de que el consumidor compre siempre más barato y a su vez, sea un precio justo para el productor, ya que lo que lo hace caro son los intermediarios”, indican.
        También Jessica, participante del grupo Morón Surco que se encuentra en la zona sur de Morón, cuenta su experiencia. “Donde nosotros trabajamos era un basural, era el potrero del barrio” rememora. “Se organizó una sociedad civil llamada CELAC y allí funciona ahora el proyecto productivo y el vivero” dice, “somos una cooperativa de hecho, no somos productores familiares ni vivimos en ese espacio; nos pagamos por hora”. En ese mismo lugar funciona el grupo Agroecología Urbana y da semillas el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria).
        ¿Cómo trabajan?. “Hacemos bolsones de frutas y verduras, nos juntamos y establecemos los precios, y los ponemos en funcionamiento” cuenta Jessica. “Las cadenas largas nos perjudican y a la vez, nos convencen”, concluye. “En cambio, por medio de la Universidad, se pretende fortalecer la transición agroecológica y fomentar el consumo colectivo y organizado; por eso se busca el compromiso de los productores agroecológicos, con intermediación solidaria y nuevos modos de consumo, para distribuir alimentos en los barrios” resume.
        Y no es ella sola la que trabaja, son muchos los protagonistas. “Nos facilitó la tarea que los mismos productores y técnicos del INTA, si invitan a los productos con un compromiso mínimo, potencian este suceso, a la vez que habilitan otras formas de producción”, concluye la productora.
Los productores dijeron "presente" 
Hola Sabor al buen sabor y a la salud
        “Hola Sabor” es un emprendimiento de Matías y Miguel, productores de verduras agroecológicas de estación. “Junto con mi familia tenemos este emprendimiento; somos productores independientes que promovemos la venta directa” dicen, mientras cuentan que ellos también fueron “haciendo la transición” entre un modo de producción y otro.
        Pero el objetivo nunca varió: “buscamos producir verduras sanas, que aseguren el bienestar integral y que sea una producción sustentable”. “Nos comparan y los productos, en verdad, no son iguales, porque nosotros no somos verduleros, somos productores, producimos nuestros plantines y nuestras semillas” indican.
        De esta forma, explican, la diferencia entre los dos modelos de producción es clara: si se utiliza veneno, la producción se simplifica, pero se llega al monocultivo que arruina la tierra y la contamina con agroquímicos. El cultivo agroecológico, por el contrario, es una producción compleja, que necesita de la rotación de cultivos y del uso de distintos abonos, además de la asociación de especies.
        Pero los beneficios son innegables: para el consumidor, habrá alimentos sin residuos tóxicos, frescos y de estación, más sabrosos y nutritivos. Para la sociedad, el beneficio será aportar una forma de producción más justa y sustentable, y que el consumidor tenga acceso a esa producción. Todos beneficios que recaerán también en los productores.
        ¿Alcanza con lo que se produce en el modo agroecológico? “No es suficiente, porque no tiene difusión ni espacios de venta, no recibe beneficios ni subsidios, los espacios de venta son caros y eso finalmente recae en el precio” resumen.
        Pero frente a esta realidad, ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros? “La producción agroecológica sólo podrá ser posible cuando toda la sociedad la asuma como forma de producción” responden.
La disertante Maitén Rancaño, estudiante de la carrera Ingeniería de los Alimentos de la UNQ 
La nutrición que propone Maitén Rancaño
        “Me interesa saber qué hay detrás de todo este tema”, se pregunta la disertadora frente al título de su ponencia, “El valor de los alimentos, ¿nutrición o chatarra?”. “Nos dicen las grandes empresas que nos ahorran tiempo y nos alimentan, ¿es así? Creo que nos ponen en un lugar de inutilidad y ‘ellos’ nos van a dar de comer” sostiene.
        “Hay que pensar que el 80% de lo que pagamos es marketing y packaging, sólo el 20% de ese dinero se usa en las materias primas, que siempre son las mismas en diferentes proporciones: azúcares refinados, harinas refinadas, grasa, sal y aditivos, saborizantes y conservantes” indica.
        Y en esto, el “paquete” es lo que “entra por los ojos”. “El packaging hace una idea virtual de lo que como, pero no es verdad” informa. “Éste no es un buen camino, tenemos que aceptar que este alimento ‘nos llena la panza’ pero no nos nutre, ya que tiene azúcar, sal y grasa; eso es lo que estamos comiendo” dice.
        “El alimento agroecológico sí es comida, en cambio, confiar diariamente en estos productos no nos beneficia: el JMAF, o jarabe de maíz de alta fructosa, es uno de los culpables de la epidemia de obesidad, entre otras enfermedades”, dice. Este agregado a los alimentos se hace con maíz genéticamente modificado, adictivo y muy dulce; le cuesta mucho esfuerzo a nuestro cuerpo incorporarlo, mucha insulina, y de allí que nos lleve a la diabetes, que es una de las enfermedades crónicas no transmisibles. “Los niños de Argentina tienen los mismos valores de obesidad que los de Estados Unidos, y lo peor es que está en todo, en este punto no podemos hablar de primeras y segundas marcas; incluso las aguas saborizadas tienen la misma cantidad de azúcar que las gaseosas”  concluye la disertadora.
        Es tremendo sólo hacer el ejercicio de pensar que 3.400 millones de personas sufren tanto la desnutrición como la obesidad. Consumen animales  tratados con antibióticos y químicos para prevenir enfermedades producidas por un sistema macabro de hacinamiento y maltrato animal.
        “Por eso defendemos la Soberanía Alimentaria, que es la decisión de los pueblos sobre las políticas que producen alimentos y cómo se comercializan, que sean nutritivos, saludables y culturalmente apropiados, que se produzcan de maneras sustentables, y que favorezcan la reconstrucción del tejido social y la de la Naturaleza como actor fundamental del proceso” resume Rancaño. “Nuestro aporte es ver este tema con una mirada integral, porque no sólo es un tema de producción y consumo, sino una lucha contra el calentamiento global y en favor de la Naturaleza” sostiene.
        Para ello hay que deconstruir un montón de ideas que nos imponen, y fundamentalmente, ver, analizar, pensar nuevas formas de trabajar. Y más importante aún, reconocer el poder que tenemos como consumidores, que es enorme. "Y eso se da porque gastamos nuestro dinero, pero de acuerdo en qué lo invirtamos, tiempo y dinero, es lo que estamos apoyando. No esperemos el apoyo de los medios y del Estado, tenemos que reconocer el poder que tenemos sobre nuestro entorno” dice.
        Ahora llega el cierre, nuevamente de la mano de Yanina Gambetti“La pregunta de qué hacemos cada uno de nosotros tuvo una respuesta colectiva, un nodo de consumo en la UNQ” dice la  presentadora que cierra esta charla-taller que ha dado lugar a estos grandes luchadores en favor de esta causa. “Hoy comen productos sin veneno, a precio justo, cara a cara” destaca. “Todos somos productores: producimos cultura, valores, sentido, para que un día seamos muchos más y construyamos entre todos una sociedad en armonía con la Naturaleza”.
        Y de esta forma, David terminará venciendo al gran Goliath, con la participación de todos.
 Momento final con los organizadores de la Charla-Taller 
Contactos:
En Facebook, “Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria Unq” y “Feria Agroecológica de Productores”. La Feria se realiza todos los jueves de 12 a 18 en el ámbito de la Universidad Nacional de Quilmes, y el 3ero. sábado de cada mes se realiza un Festival, donde también se pueden adquirir productos agroecológicos.
https://www.facebook.com/Cátedra-Libre-de-Soberanía-Alimentaria-UNQ-1187266384715532/

https://www.facebook.com/laferiaagroecologicadeproductores/
Las fotos pertenecen a la conductora del ciclo "Algo Especial Protagonista del Presente", que aún no volvió al aire, Adriana Sylvia Narvaja, periodista y docente de Quilmes, República Argentina.
El afiche de portada pertenece a la CALISA (Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la UNQ).

Vaivenes de la edad científica

        por Ramón Pérez de Ayala 
        “No le fatigaré a usted con la relación meticulosa de lo que he aprendido y me figuro saber. Porque, al cabo, el saber poco o mucho, ¿de qué sirve? Cada ciencia, de por sí, es una abdicación al conocer íntegro, gesto de cansancio, tácita admisión de pequeñez e ignorancia, actitud de obligada humildad. El sabio se ha dejado colocar, como caballo que va de jornada, anteojeras a entrambas sienes, por no ver sino lo que tiene delante de las narices. El universo es coordinación de infinitos fenómenos heterogéneos. Cada ciencia, en cambio, se conforma con añascar enteco troje de fenomenillos homogéneos, y obstínase en no admitir que se fuera, aparte, por debajo y por encima de ellos, exista realidad alguna. La edad científica sigue a la edad teológica. Es decir: cuando la humanidad, tras de haber imaginado penetrar el sentido de la vida y la muerte y tiene asido el orbe entre las manos como un niño una pelota, volvió sobre sí y, como maravilla y espanto, descubrió que todo había sido ensueño e ilusión, que la vida no tiene sentido ni el orbe consiente que se le abarque; en aquel trance lastimoso que fue algo así como una almoneda en donde se desbarató el hogar y menaje de los dioses, algunos individuos remataron a bajo precio tales y cuales trastos de la almoneda, que aunque apolillados y claudicantes, todavía duran y se utilizan, y otros individuos, muy contados, más propensos a la desesperanza y al tedio, volviéronse de espaldas al cielo, ya vacío y desalquilado, humillaron los ojos hacia el suelo, y aplicáronse a reunir por semejas hechos minúsculos, no de otra suerte que un desocupado, por pasatiempo o ansia de olvido, se emplea en coleccionar objetos inservibles; y así se fue formando cada una de las ciencias particulares: que no es otra cosa una ciencia sino colección, jamás completa, de sellos usados o cencerros de vaca.
        Antes, en la edad teológica, el hombre se había acostumbrado a la presencia de lo absoluto en cada realidad relativa; el mundo estaba poblado de mitos; la esencia de los seres flotaba en la superficie, como la niebla matinal sobre los ríos; y el conocimiento íntegro se ofrecía al alcance de la mano, como la frambuesa de los setos. En un árbol, si era laurel, un antiguo veía a Dafne, sentía el contacto invisible de Apolo, y empleaba las hojas para guisar y para coronar los púgiles y los poetas. ¿Qué más necesitaba saber? En la edad científica un solo árbol se multiplica en tantos árboles como ciencias, y ninguno es el árbol verdadero. El botánico le pone un mote; el matemático le da ciertas dimensiones, en relación con la circunferencia del ecuador, ¡atiza!; el arquitecto lo considera como una viga maestra; el ingeniero naval, como una cuaderna o un mástil; el telegrafista, como un poste de telégrafos; el economista, como un valor cotizable; el ingeniero agrónomo, como un orden de cultivo; el médico, como una especie terapéutica; el químico, como una retorta en cuyo seno se efectúan ciertas reacciones; el biólogo, poco menos que como una persona; y así sucesivamente. La mosca tiene la retina tallada en millares de facetas, con que ve lo externo reproducido en millares de imágenes. Leí en un ensayista francés: “¡Quién poseyera la retina de la mosca! ¡Qué formidable panorama de la creación le ha sido otorgado a la mosca y negado al que llamamos rey de la tierra!”
        Pues con penetrar un poco en todas las ciencias, así puras como aplicadas, se descompone al punto una imagen en millares de imágenes, como ya he esbozado en el paradigma del árbol. Y la familiaridad con las ciencias y subsecuente visión por miríadas de imágenes se obtiene profesando, por vocación y con fe, en una casa de huéspedes. “La verdadera universidad de nuestros días –asentó Carlyle- es una biblioteca”. Si Carlyle hubiera sido español, habría dicho casa de huéspedes, que no biblioteca.
        Pero, ya que uno es docto en toda ciencia y mira el objeto en todos sus visos y desde todos los sesgos, ¿es esto saber más, ni siquiera saber algo? Esto es dar vueltas en un tío-vivo, alrededor de un objeto”.
Ramón Pérez de Ayala
“Belarmino y Apolonio”,
Biblioteca Clásica y Contemporánea,
Editorial Losada
año 1978
Biografía del autor
Ramón Pérez de Ayala nació en Oviedo en 1881 y murió en Madrid en 1962. Estudió en un colegio de jesuitas y se graduó luego en Derecho, viajó por Europa y empezó a adquirir firme prestigio desde muy joven, revelándose como poeta en “La paz del sendero”. La originalidad de sus obras estriba en su densidad ideológica y en la perfección y el casticismo de su estilo, levemente arcaizante en punto a vocabulario, pero ágil y donoso en la sintaxis. En “Prometeo, Luz de domingo” y “La caída de los limones” (1916), alcanza una forma más alta y depurada. Ya había alcanzado el éxito con las tres “Novelas poemáticas de la vida española” junto con “Belarmino y Apolonio”, entre otras.

La foto pertenece al sitio  Busca Biografías -
https://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/1626/Ramon%20Perez%20de%20Ayala

La imagen de portada pertenece al pintor polaco surrealista Rafal Oblinski, y pertenece al sitio Todo Mail.
http://www.todo-mail.com/content.aspx?emailid=7416