Trabajadores de un camino encuentran una iglesia de 1.500 años, cerca de Jerusalén

        El pasado 13 de junio del año 2015, el sitio El Faro Israel publicó una noticia que no queremos dejar pasar, y que informara el periodista Ariel Masovetzky: una antigua iglesia bizantina fue encontrada cerca de Jerusalén.
        “Los restos de una gran iglesia bizantina de la época se ha descubierto en un camino aún más antigua en la entrada de Abu Ghosh, un pueblo en las colinas justo al lado de la carretera Jerusalén-Tel Aviv” informa el sitio.
        Por su parte, y completando la información, el sitio La Tercera detalla aún más cómo es el sitio encontrado. “Está situada cerca de una fuente de agua conocida en árabe como Ein Naqa, cerca de la actual localidad de Bet Neqofa, y la iglesia tiene una longitud de 16 metros, una capilla lateral de 6,5 por 3,5 metros con un suelo de mosaico blanco, un baptisterio con forma de árbol de cuatro hojas en su esquina nororiental y paredes que en su tiempo estuvieron decoradas con frescos”.
        La Tercera indica: “En uno de los cuartos adyacentes al templo cristiano se han encontrado grandes cantidades de azulejos de cerámica y en el lugar han aparecido lámparas de aceite, monedas, vasos de cristal, fragmentos de mármol y conchas de madreperlas”.
        Annette Nagar, directora de la excavación, señaló que el complejo fue construido al lado de la calzada que llevaba a Jerusalén, probablemente en el período romano. “Esta estación de carretera dejó de ser utilizada a finales del periodo bizantino, si bien la carretera que había construida a su lado fue renovada y continuó usándose hasta los tiempos modernos”, precisó Nagar en la nota de El Faro Israel.
        Seguramente este lugar ha sido muy hermoso, ya que también tenía una fuente de agua. “Fragmentos de yeso rojo se encuentran en los escombros esparcidos por todo el edificio indican que las paredes de la iglesia habían sido decoradas con frescos, añade el IAA (Autoridad de Antigüedades de Israel)” informa Masovetzky, que agrega que “el sitio tenía una fuente de agua”.
        Las habitaciones pueden haber servido como cuartos y almacenamiento de vivienda se descubrieron justo al oeste de la iglesia. Entre los otros hallazgos en el sitio había lámparas de aceite, monedas, vasos de vidrio, fragmentos de mármol. Evidentemente, este hallazgo es muy importante para comprender la vida de esas lejanas épocas, y las creencias religiosas que son fundantes para la Humanidad.
        Según la información, fue la empresa National Roads Compañy quien realizó el hallazgo arqueológico en Israel, cuando planeaban hacer la amplicación de la autopista Tel Aviv-Jerusalén. “Como tantos hallazgos arqueológicos en Israel, ésta fue hecha por la National Roads Company, en este caso, mientras hacían la ampliación de la autopista Tel Aviv-Jerusalén” dice textualmente.
         Según la nota, “ese camino aparentemente se remonta a la época romana, y posiblemente antes. Otros numerosos asentamientos y estaciones borde del camino se han descubierto en el pasado, señala Nagar, incluyendo al propio Abu Ghosh y Emaús, al oeste de Jerusalén", termina Masovetzky para El Faro Israel.
Fuente: Del sitio El Faro Israel
http://www.elfaro-israel.com/?q=node/8105
Fuente y fotografías: Del sitio La Tercera.
http://www.latercera.com/noticia/descubren-iglesia-para-cristianos-que-viajaban-a-jerusalen-hace-1500-anos/

Apocalipsis

por Marco Denevi 
        "La extinción de la raza de los hombres se sitúa aproximadamente a fines del siglo XXXII. La cosa ocurrió así: las máquinas habían alcanzado tal perfección que los hombres ya no necesitaban comer, ni dormir, ni hablar, ni leer, ni pensar, ni hacer nada. Les bastaba apretar un botón y las máquinas lo hacían todo por ellos. Gradualmente fueron desapareciendo las mesas, las sillas, las rosas, los discos con las nueve sinfonías de Beethoven, las tiendas de antigüedades, los vinos de Burdeos, las golondrinas, los tapices flamencos, todo Verdi, el ajedrez, los telescopios, las catedrales góticas, los estadios de fútbol, la Piedad de Miguel Ángel, los mapas de las ruinas del Foro Trajano, los automóviles, el arroz, las sequoias gigantes, el Partenón. Sólo había máquinas. Después, los hombres empezaron a notar que ellos mismos iban desapareciendo paulatinamente y que en cambio las máquinas se multiplicaban. Bastó poco tiempo para que el número de máquinas se duplicase. Las máquinas terminaron por ocupar todos los sitios disponibles. No se podía dar un paso ni hacer un ademán sin tropezarse con una de ellas. Finalmente los hombres fueron eliminados. Como el último se olvidó de desconectar las máquinas, desde entonces seguimos funcionando".
Marco Denevi
Marco Denevi (Sáenz PeñaBuenos Aires12 de mayo de 1922 - 
Buenos Aires12 de diciembre de 1998
fue un escritor y dramaturgo argentino.

Recuperan miles de objetos personales de las víctimas de Auschwitz-Birkenau

        En una noticia publicada por el sitio National Geographic de España se informa el descubrimiento de miles de objetos personales de las víctimas del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau. La nota, de fecha 8 de junio de 2016, indica que “las pertenencias, de los judíos y otros prisioneros de guerra condenados al exterminio, permanecían almacenados en cajas en la Academia de Ciencias de Polonia”.
        “Más de 16.000 objetos personales de las víctimas de Auschwitz-Birkenau, el campo de concentración y exterminio de la Alemania nazi, han sido recuperados después de varios meses de búsqueda y depositados en el museo estatal de Auschwitz-Birkenau, según informó ayer dicho museo” indica la información. “Estos objetos de uso cotidiano son un funesto testimonio de los judíos y otros prisioneros de guerra condenados al exterminio y muchas de estas piezas fueron arrebatadas a sus propietarios antes de ser conducidos a las cámaras de gas” sostiene, y detalla: “Entre las pertenencias hay termómetros, frascos vacíos de medicinas, fragmentos de zapatos, joyería, cubertería, relojes, cepillos, pipas para tabaco, encendedores, fragmentos del menaje de una cocina, botones, navajas y llaves”.
        El sitio National Geographic nos indica el destino de los objetos, que tuvieron dueños que fueron asesinados en ese campo cuya sola mención produce terror. “Los objetos, tan cargados de historia, fueron trasladados al museo de Auschwitz el pasado 3 de junio, donde serán documentados exhaustivamente y conservados para el futuro”. Muchas piezas fueron arrebatadas a sus propietarios antes de ser conducidos a las cámaras de gas.
        "Ha sido un día inesperado, totalmente único en la reciente historia de nuestro museo", expresó Piotr Cywiński, el director del museo, con motivo del traslado. “No ha sido fácil dar con el paradero de estos objetos, hallados en 1967 durante unas excavaciones arqueológicas en el antiguo campo de Birkenau".
Documentar la búsqueda 
       Según detalla la información, Andrzej Brzozowski realizó un breve documental titulado “Archaeology”, que mostraba el proceso de las excavaciones cerca de las ruinas de la cámara de gas y del crematorio III. Estas excavaciones permitieron descubrir un gran número de objetos originales. “En el registro de las colecciones del museo aparecen poco más de 400 objetos, pero nosotros estábamos convencidos de que había más", explica Elżbieta Cajzer, directora de las colecciones museísticas. Los objetos perdidos fueron hallados, tras una minuciosa investigación, almacenados en uno de los edificios de la Academia de Ciencias de Polonia, en Varsovia, concretamente en el interior de 48 cajas.
        Rescatar objetos que pertenecieron a víctimas ultimadas tan cruelmente es una forma de recordar en forma permanente lo que sucedió con ellas, y que todos tomemos conciencia para que nunca más se produzcan estos hechos que avergüenzan a la especie humana.
Fuente: Del sitio National Geographic España.
Las fotos pertenecen al sitio National Geographic y fueron tomadas por Pawel Sawicki. La imagen de portada pertenece a una taza recuperada, luego encontramos un peón de ajedrez, un reloj y una caja completa llena de documentos que fueron recuperados en la Academia de Ciencias de Varsovia, en Polonia.

Cuando junten valor, vean este documental del Archive Internet, de 8 minutos, con imágenes actuales del campo de concentración:
https://archive.org/details/Auschwitz_BC

http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/recuperan-miles-de-objetos-personales-de-las-victimas-de-auschwitz-birkenau_10433

Cómo relajarse

 
por Wilfrid Northfield

“Vivir en permanente estado de tensión y con 
nuestras mentes perpetuamente alertas no es vivir 
sino malgastar sin sentido la fibra misma de la vida psíquica”
W.C.Loosemore
“Permíteme, Naturaleza, aprender de ti una lección…
De la labor inseparable de la tranquilidad”
Matthew Arnold 
        "Las exigencias de la vida moderna, especialmente en los centros urbanos, son de tal naturaleza que prácticamente todo el mundo sufre alguna clase de tensión. Es un riesgo ocupacional. La mayoría de nosotros parece estar constantemente corriendo de un lado para el otro en el afán  de cumplir con un horario rígido. Incluso las horas que supuestamente deben dedicarse a la recreación suelen desperdiciarse.
        ¿Cuántos son los hombres y mujeres ocupados que continúan trabajando a la hora del almuerzo para estar al día con sus compromisos? ¿Cuántos los que llevan trabajo para terminar en sus casas? De manera similar, ¿cuántas amas de casa descuidan a menudo sus propias necesidades de descanso para atender a sus familias?
        Es muy probable que todos ellos afirmen que no pueden abandonar ninguna de esas tareas y que, de todos modos, lo que más les interesa en la vida es el trabajo. Pero, aunque sus cuerpos no presenten signos inmediatos del esfuerzo, no hay duda de que lentamente se irán acumulando tensiones que se transmiten a la mente y que, en última instancia, conducen al stress nervioso. No sólo perjudican la eficiencia, sino que también comprometen la estabilidad psíquica.
        Aun cuando éste no sea su caso, existen muchas personas que se desempeñan en lo que podrían considerarse empleos ‘aburridos’, que no suponen una gran responsabilidad, lo que hace que se sientan tensas debido al tedio y a la sensación de estar haciendo algo trivial.
        No es obligatorio soportar la tensión y el ruido de una vida ocupada ni tampoco tenemos por qué exigirnos exageradamente para llegar a cumplir con nuestros fines. El relajamiento puede lograr que consigamos el aplomo, la serenidad y un mayor rendimiento.
        Yo he sentido personalmente la maravillosa diferencia que significa un sistema nervioso estable para gozar de la vida. Y he conocido a personas que han podido salir de un período de tensión y depresión y entrar en uno de felicidad y calma por medio de la simple práctica de los principios que indicaré aquí.
        Desde el punto de vista médico siempre he creído en el principio de Hipócrates que afirmaba que “la Naturaleza cura las enfermedades”. Hagamos lo que hagamos para ayudarla en toda ocasión, en última instancia, es la Naturaleza la que cura. Cuando más natural sea nuestro método de tratamiento, mejor la habremos ayudado.
        El organismo tiende siempre al equilibrio. El tejido dañado comienza enseguida su propia reparación. Lo mismo ocurre con el sistema nervioso. Detenga el daño que le estuvo causando durante tanto tiempo y la Naturaleza intervendrá de inmediato para volver al estado normal. En realidad, usted no deberá hacer otra cosa que permitir a la Naturaleza hacer su obra. Su papel es fácil una vez que haya puesto implícitamente su fe en ella. No interesa lo mal que esté o haya estado: la Naturaleza es infalible.
        Adelante, pues, seguro en el conocimiento de que, tarde o temprano, la victoria será suya.
Ritmo y equilibrio
        Aun cuando usted no sea un profundo observador de la naturaleza habrá notado cómo todo en ella cumple con la ley del ritmo y el equilibrio. El nacimiento y la caída de una hoja, el movimiento de las mareas, el amanecer y la puesta del sol, estos y otros mil fenómenos demuestran ese ritmo regular y constante que, de una u otra manera, el hombre ha dejado escapar de su vida.
        A menudo se ha afirmado que la clave de la salud y el placer es la moderación en todas las cosas. La moderación implica equilibrio y el equilibrio produce el ritmo.
        La vida del hombre se divide en dos estados principales: la actividad y el descanso. Si existe la proporción debida de ambos al resultado es la salud. Pero por lo general existe un déficit en lo que respecta al descanso. Descansar no implica necesariamente estar ocioso. Un hombre puede disponer de mucho tiempo para el ocio pero, si ignora la manera adecuada de emplearlo, llegará a sufrir de excesiva tensión.
        El aburrimiento puede deteriorar con mayor rapidez el mecanismo físico que el exceso de trabajo. El hombre que trabaja excesivamente puede encontrar alivio en el relajamiento. El hombre que se aburre se sentirá mejor con mayor actividad. En todos los casos se trata de lograr un equilibrio.
Una vez que el equilibrio se altera, restaurarlo no es tarea fácil. El hombre abrumado por el trabajo encuentra difícil relajarse, del mismo modo que el aburrido siente que la actividad le resulta molesta. Pero uno y otro deben perseverar hasta que se logra nuevamente el equilibrio. Hasta tanto ello ocurra no sentirá realmente la satisfacción de vivir.
        Pienso que, en la mayoría de los casos, se otorga demasiada importancia a la actividad. El deseo de poder y de posición, la codicia por la riqueza, la lucha por vencer a los competidores, son todas motivaciones triviales que nos empujan a ir más allá de nuestros límites naturales. Carecemos de tiempo para descansar. Pensamos que hacerlo es perder el tiempo.
La importancia de los objetivos
        El factor más importante para la consecución de una existencia bien equilibrada es la posesión de un propósito firme que se procura cumplir con sana moderación. Si se cuenta con él, se trabajará fuerte, se sentirá la necesidad de descanso y se satisfará esa necesidad por medio del relajamiento.
        Se notará que los momentos de descanso son tan constructivos como los de actividad. El sujeto será paciente y se sentirá contento mientras los vive.
        El hombre sin metas está siempre inquieto. No emplea su energía de manera natural. Jamás está sano ni se siente saludablemente cansado. Durante sus tentativas de descanso su conciencia le dice que no ha ganado nada. Además, no hay nada que justifique su descanso, nada para lo cual esté descansando. No puede asombrarnos, pues, que se sienta cada vez más inquieto.
        El entusiasmo abre las puertas de la energía y ella, bien empleada, facilita el relajamiento. De este modo, si la vida se vive según un plan de acción bien dirigido, se conserva el equilibrio.
Cualquiera puede relajarse
        No sirve de nada imaginar que usted no puede relajarse. Usted puede. Cualquier persona puede. Quizás tenga sensaciones de calor, su cabeza parezca apretada por un cinturón y sus pensamientos giren vertiginosamente. Todo esto dificultará el relajamiento. Lo sé por propia experiencia. Pero quiero subrayar aquí que estas incómodas sensaciones no hacen que el relajamiento sea imposible. Debe hacerlo. Y puede hacerlo a pesar de ellas.
        Después de todo, esas extrañas sensaciones no son sino las señales mediante las cuales la Naturaleza advierte que el equilibrio nervioso ha sido seriamente perturbado. Acéptelas como tales y comience de inmediato a hacer los ajustes necesarios. La demora no significará sino un aumento del desgaste.
        En lo que respecta al equilibrio, siempre he de recordar lo importante que es tener un hobby. Y no se trata simplemente de tenerlo sino que se lo debe elegir con cuidado y discriminación. Hago notar esto porque conozco personas para quienes un hobby hubiera significado la salvación al sufrir un colapso nervioso.
        Cuando las preocupaciones imposibilitaron su trabajo cerebral carecían de algún entretenimiento al cual dedicarse. Vagaban, pues, de una clínica a un especialista para finalmente transcurrir meses sin ningún objetivo ni entusiasmo por algo.
        Puede haber momentos en los cuales se emplee el cerebro pero no el cuerpo. Y otros en los que el trabajo cerebral sea imposible pero no así la actividad manual. Debemos, pues, desarrollar ambos aspectos de nuestra persona, el mental y el físico.
        Tenga cuidado, pues, de mantener el equilibrio en todos los aspectos de su vida. No trabaje usted con exceso. Si lo hace no será un héroe sino un tonto.
        Y no malgaste la energía nerviosa durante sus horas de ocio. El relajamiento constructivo debe tener aquí un lugar. Trate de que sus metas sean claras, procure contar con objetivos definidos y aténgase a ellos.
        La inconstancia conduce a la inquietud. Compense su trabajo con un hobby bien elegido. Y, por sobre todas las cosas, cultive un sentido de los valores.
        De esta manera tendrá una buena probabilidad de mantener calma y relajada su mente. El equilibrio lleva al ritmo y el ritmo prepara el camino para el reposo”.
Wilfrid Northfield,
“Cómo relajarse”
Ediciones Lidium,
Buenos Aires, 
año 1973

Mundana

por Francisco Aníbal Riu
Vive para el placer. Tan sólo evoca,
en sus largas y trémulas miradas,
un abismo de noches desmayadas
de los hambrientos besos de mi boca. 

Siente el vaho del festín…Y se desfloca*
la cabellera en rubias llamaradas; 
mientras sueña en mis glorias consagradas
a su opulencia de bacante loca.

Vive para el placer. Y en mi locura,
me siento como atado en su hermosura,
y aplaudo sus eróticas quimeras.

¡Porque hay una expresión del Arte augusto
en la osada turgencia de su busco
y en la comba imperial de sus caderas!... 
Francisco Aníbal Riu, 
poeta argentino,
"El Libro de los Sonetos" - Antología Poética,
Biblioteca de Grandes Obras, 
año 1900 
*desflocar: desflecar.

Mar de la serenidad

por Amado Nervo
 Mis ojos se han vuelto claros
de tanto mirar al mar;
de tanto verlo, en mi vida
las olas vienen y van
y hay horizontes sin límites,
de severa majestad.

Mi pensamiento, antes frívolo,
de tanto mirar al mar
se ha vuelto apacible, grave;
y es tal su profundidad,
que en vano un buzo de almas
fondo habría de buscar.

Mis melancolías cantan
blandamente, como el mar,
la misma canción monótona,
al mismo viejo compás.

En mi corazón, enfriado
por la pena y por la edad,
reinan la quietud y el hielo
del océano glacial.

Recogido, silencioso,
esquivo y áspero, está
como una roca perdida
en la gris inmensidad.

Sólo hay algo que no tiene
mi espíritu como el mar:
las cóleras; no hay en mí
ya vientos de tempestad
ni espumas rabiosas. Nada
te puede encolerizar,
mar muerto, mar de mi alma,
“mar de la Serenidad”. 
Amado Nervo, 
poeta  mexicano, 
del libro "Serenidad"
Editorial Espasa-Calpe Argentina S.A. 
Colección Austral,
Sexta Edición
Año 1949 

Si esto es un hombre

por Primo Levi,
Lo que vivís seguros
En vuestras casas caldeadas
lo que os encontráis, al volver por la tarde,
La comida caliente y los rostros amigos:
Considera si es un hombre
Quien trabaja en el fango
Quien no conoce la paz
Quien lucha por la mitad de un panecillo
Quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
Quien no tiene cabellos ni nombre
Ni fuerzas para recordarlo
Vacía la mirada y frío el regazo
Como una rana invernal.
Pensad que esto ha sucedido:
Os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
Al estar en casa, al ir por la calle,
Al acostaros, al levantaros;
Repetídselas a vuestros hijos.
O que vuestra casa se derrumbe,
La enfermedad os imposibilite,
Vuestros descendientes os vuelvan el rostro.
Primo Levi,
escritor italiano,
sobreviviente de Auschwitz.
Conozcan este importante reportaje que se editó en forma de libro, junto con otros testimonios, sobre un regreso de Primo Levi a los temidos territorios de Auschwitz en compañía de alumnos, camarógrafos y periodistas. Sepan de primera mano aquello que sucedió:
http://www.revistasculturales.com/articulos/91/letras-libres/407/1/regreso-a-auschwitz-entrevista-inedita-a-primo-levi.html

Primo Levi (1919-1987, Turín, Italia) fue un escritor italiano de origen judío sefardí, autor de memorias, relatos, poemas y novelas. Fue un resistente antifascista, superviviente del Holocausto. Fue un resistente antifascista. Es conocido sobre todo por las obras que dedicó a dar testimonio sobre dicho Holocausto, particularmente el relato de los diez meses que estuvo prisionero en el campo de concentración de Monowice (Monowitz), subalterno del de Auschwitz.
Su obra Si esto es un hombre es considerada como una de las más importantes del siglo XX.
Del sitio Wikipedia

Tapa del libro de 1947, "Si esto es un hombre", Editorial Península - Imprescindibles.
https://www.google.com.ar/imgres?imgurl=http://t3.gstatic.com/images%3Fq%3Dtbn:ANd9GcRNEW_UzqWVoQRyZmRF8To_9TZDC5hqUHGqda9p-ftLHN9eDcca&imgrefurl=http://books.google.com/books/about/Si_esto_es_un_hombre.html%3Fid%3DKDjmAgAAQBAJ%26source%3Dkp_cover&h=1080&w=720&tbnid=9-enFPikZmPPNM:&vet=1&tbnh=160&tbnw=106&docid=JjELPiXFuMqxAM&itg=1&usg=__V6rw4rZPUl4RSa6b-yya8epaRTQ=&sa=X&ved=0ahUKEwjxmPja3_nRAhVGI5AKHaqQBGkQ_B0IjAIwCg#h=1080&imgrc=9-enFPikZmPPNM:&tbnh=160&tbnw=106&vet=1&w=720
Del sitio El Faro Israel
http://www.elfaro-israel.com/?q=node/8105
Foto del escritor Primo Levi, del sitio Escritoras Unidas
http://escritorasunidas.blogspot.com.ar/2010/02/si-esto-es-un-hombre-de-primo-levi.html

Tomar la palabra para resistir la conquista

por Adriana Sylvia Narvaja
periodista y docente de Quilmes, Argentina 
        En el sitio WDL, Biblioteca Digital Mundial, que consultamos, encontramos este periódico, el “Cherokee Phoenix” (Fénix Cheroqui), que es el primer periódico publicado por los pueblos originarios de los Estados Unidos. De esta manera, pudieron hacer oír su voz, a pesar de las continuas persecuciones que sufrieron durante la conquista de esos vastos territorios. Lo increíble es el que este periódico nació con un dinero proporcionado por el mismo estado.
        La historia es así, tal como la cuenta el sitio WDL:  “El platero cheroqui Sequoyah (circa 1770-1843) inventó un silabario (o alfabeto) de su lengua, que el gobierno tribal adoptó en 1821”. Con este alfabeto escrito, “cuatro años después, ese mismo gobierno destinó 1500 dólares a producir un periódico bilingüe". "El Cherokee Phoenix comenzó a publicarse el 21 de febrero de 1828 en Nueva Echota (cerca de la localidad actual de Calhoun, Georgia)” explica WDL.
Reproducción del volumen 1, número 3, del "Cherokee Phoenix", del 6 de marzo de 1868, del WDL
        “Los textos en cheroqui y en inglés se imprimían en paralelo. La edición estaba a cargo de Elias Boudinot (fallecido en 1839), un maestro de escuela cheroqui, que era asistido por el misionero Samuel Worcester (1798-1859)” dice WDL. En el transcurso de su trabajo, Boudinot comprendió que los problemas que enfrentaban los cheroquis eran los mismos que atañían a otras tribus. “Por eso, en marzo de 1829, cambió el nombre del periódico a Cherokee Phoenix, and Indians’ Advocate (Fénix cheroqui y defensor de los indígenas)”.
       En esa época, los cheroquis gozaban de cierta prosperidad: contaban con casas de material, un Gobierno bien organizado y una Constitución escrita. Pero no duraría: la ambición y la codicia pudo más. “Sin embargo, tras el hallazgo de oro en sus tierras, el estado de Georgia anuló todas las leyes tribales; hacia 1829, la fiebre del oro estaba en pleno auge” dice WDL. Los colonos blancos codiciaban las tierras cheroquis. "Después de la aprobación de la Ley de Traslado Forzoso de los Indios en 1830, los cheroquis comenzaron a ser víctimas de una creciente presión para que abandonaran sus tierras ancestrales y se exiliaran en los territorios al oeste del río Misisipi”. Comenzaba la destrucción de la cultura de este pueblo, obligado a dejar sus tierras ancestrales y sus lugares de culto.
        La escasez de tinta e impresores hizo de la supervivencia del periódico una ardua tarea. En 1832 Boudinot se vio obligado a renunciar a su cargo, y Elijah Hicks se convirtió en el último editor del periódico. Entretanto, a pesar de su condena a prisión por negarse a jurar lealtad al estado, Worcester siguió escribiendo artículos para el "Cherokee Phoenix". En enero de 1833, fue obligado a abandonar su colaboración y dejar Georgia. El periódico apareció por última vez el 31 de mayo de 1834, poco antes de que la milicia del estado incautara la imprenta.
        “Entre 1838 y 1839, los cheroquis fueron obligados a desplazarse a Oklahoma. Este hecho se conoció como el «Sendero de lágrimas»; se calcula que 4000 miembros de la tribu murieron en esta marcha forzosa". A pesar de haber perdido a un cuarto de su población, los cheroquis pronto comenzaron otro periódico, el "Cherokee Advocate" (Defensor cheroqui). "Aquí se presentan 82 números del Cherokee Phoenix y del Cherokee Phoenix, and Indians’ Advocate, publicados entre 1828 y 1834” recomienda visitar WDL, que rescata las voces de estos grupos originarios con la reproducción de los facsímiles de este periódico.
Bandera de la nación cherokee
Pueblo cherokee
        Los cheroqui (en inglés: Cherokee, en cheroqui: ᎠᏂᏴᏫᏯ; ah-ni-yv-wi-ya) son un grupo indígena de Norteamérica que habitaban el territorio actual de los estados de Alabama, Georgia, Kentucky, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Tennessee y Virginia en el sudeste de los Estados Unidos cuando los europeos contactaron con ellos en el siglo XVI. Con posterioridad, la mayoría de los cheroqui fueron forzados a trasladarse a la meseta Ozark (Oklahoma). Los cheroqui eran uno de los pueblos que se agrupaban en las «Cinco Tribus Civilizadas».
Orígenes
        Hay dos puntos de vista prevalecientes sobre el origen de los cheroqui. Una es que el cheroqui, un pueblo de lengua iroquesa, eran rezagados en relación a los Apalaches del Sur, que podrían haber emigrado en tiempos prehistóricos tardíos de las zonas del norte, el territorio tradicional de la más tarde Haudenosaunee cinco naciones y otros pueblos de habla iroqués. Los investigadores en el siglo XIX registraron conversaciones con ancianos que relataban una tradición oral de la migración del pueblo cheroqui al sur de la región de los Grandes Lagos en la antigüedad. La otra teoría, que se discute por especialistas académicos, es que los cheroqui habían estado en el sureste desde hace miles de años. No hay evidencia arqueológica para esta teoría.
        Algunos tradicionalistas, los historiadores y los arqueólogos creen que los cheroqui no llegaron a los   Apalaches hasta el siglo XV o más tarde. Podrían haber migrado desde el norte y trasladarse hacia el sur en territorio Creek, estableciéndose en zonas de montículos construidos por la cultura Mississippi. En las primeras investigaciones, los arqueólogos habían atribuido erróneamente varios sitios de la cultura Mississippi a la cheroqui, incluyendo Moundville y Montículos Etowah. Estudios tardíos del siglo XX han demostrado de forma concluyente, en cambio, que el peso de la evidencia arqueológica en los sitios de muestra están, sin duda, relacionados con los antepasados de los pueblos muskogean en lugar de a la cheroqui.
"Amazing Grace" en la flauta cherokee e imágenes de este pueblo en Youtube 
https://www.youtube.com/watch?v=hA0b4eZTlrA

Reproducción del periódico “Cherokee Phoenix”, volumen 1, número 3, 6 de marzo de 1828 del sitio WDL Biblioteca Digital Mundial.
https://www.wdl.org/es/item/15576/#item_type=newspapers
Información sobre los cherokees, del sitio Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Cheroqui
Reproducción de la bandera del pueblo cherokee, del sitio Wikipedia.
https://es.wikipedia.org/wiki/Cheroqui#/media/File:Flag_of_the_Cherokee_Nation.svg
Imágenes de pueblos originarios de América del Norte, de Facebook.

Recordar los orígenes de muchos de nosotros

        por Adriana Sylvia Narvaja
periodista y docente de Quilmes, Argentina 
        En el sitio WDL, Biblioteca Digital Mundial, que “Algo Especial Protagonista del Presente” estuvo consultando en los últimos días, encontramos una fotos muy interesantes sobre el tema de la inmigración en la Argentina, fundamental para entender la conformación de nuestro país, al igual que los criollos que residieron en nuestro país, los gauchos.
        En este caso, el sitio WDL nos habla del origen de estas fotografías. “Estas fotos que muestran a inmigrantes en Buenos Aires, Argentina, pertenece a la Colección Frank y Frances Carpenter de la Biblioteca del Congreso” informa el sitio de la Biblioteca Digital Mundial. “Frank G. Carpenter (1855-1924) fue un escritor estadounidense de libros sobre viajes y geografía del mundo, cuyas obras contribuyeron a popularizar en los Estados Unidos la geografía y la antropología cultural durante los primeros años del siglo XX”.
        La colección, que consta de fotografías que Carpenter y su hija Frances (1890-1972) tomaron y recopilaron para ilustrar sus escritos, incluye alrededor de 16.800 fotografías y 7.000 negativos en vidrio y película. En WDL podemos ver cuatro fotos muy interesantes del libro “América del Sur”  de 1899: un autobús cargado de inmigrantes, un carro con muchos de ellos, gauchos y un hogar de inmigrantes en la Argentina. En la foto de portada, inmigrantes transportados en carro en la ciudad de Buenos Aires.
        Se suman comentarios a cada una de las fotos, que corresponden al libro de Carpenter. Lean las opiniones de este fotógrafo:
Gauchos de la Argentina, según el libro de Carpenter del año 1899
        «El gaucho se rehúsa a trabajar en las ciudades y a labrar la tierra; tampoco le gusta cuidar ovejas, pero se siente en casa a caballo, y siempre está dispuesto a recorrer las llanuras y a atender o arriar el ganado. Es nómada y prefiere trabajos ocasionales a un trabajo estable. Suele verse al gaucho fuera de las ciudades; su apariencia es siempre la misma... Se viste de forma curiosa: la negra cabeza suele estar cubierta con un gorro viejo o un sombrero blando. En la parte superior del cuerpo lleva un poncho, a menudo con rayas de colores brillantes, por cuya abertura central pasa la cabeza. Lleva una especie de manta, el chiripá, enrollada alrededor de la cintura, pasada entre las piernas y ajustada en la espalda. Por debajo del chiripá asoman las bombachas, que normalmente terminan en la parte inferior con un cordón y se extienden hasta los tobillos; puede llevar alpargatas en rojo o azul brillante en los pies. Por lo general, usa un cinturón de gamuza, a veces decorado con hebillas y argollas de plata». Opiniones de Carpenter frente a lo que para él es una forma de vida llamativa.
Hogar de los inmigrantes llegados a la República Argentina, del libro de Carpenter 
        Dice Carpenter en su libro de fotos "América del Sur", del año 1899: «El verdadero trabajo de la Argentina lo realizan los italianos y los españoles dada la corriente de inmigrantes que siempre fluye hacia la región sudeste de América del Sur. En los últimos veinticuatro años llegaron alrededor de 2 000 000 de emigrantes del sur de Europa, y hoy en día se estima que, de los 4 000 000 de personas en la República Argentina, más de una de cada cuatro es extranjera».
        «Los italianos son los mecánicos de la ciudad, y también los vamos a encontrar vendiendo cebollas, pescado y todo tipo de mercancías de casa en casa. Son los vendedores callejeros de periódicos y también los limpiabotas. Son dueños de los comercios de comestibles; también hay algunos banqueros y comerciantes italianos ricos. Muchos bancos grandes son gestionados por los ingleses, y algunos de los comercios más grandes son propiedad de los alemanes. En comparación, hay relativamente pocas personas que han venido de los Estados Unidos, aunque tenemos algunas grandes casas importadoras y varios bancos» dice Carpenter. "El fotógrafo fue Moody, de quien poco se sabe” agrega WDL.

Autobús cargado con inmigrantes en Buenos Aires, reproducida por WDL 
        Dice Carpenter: «Buenos Aires es, con diferencia, la ciudad de habla hispana más grande del mundo, y tiene más de tres veces el tamaño de Madrid, la ciudad más grande de España. Aun así, la mayoría de su población es extranjera. No más de un quinto nació en el país. Hay más italianos que argentinos nativos en Buenos Aires y, por lo menos, cien mil de sus ciudadanos han llegado de España».

Foto de portada: Inmigrantes en carro tirado por caballos, del sitio WDL-Biblioteca Digital Mundial
https://www.wdl.org/es/item/238/
Gauchos de la Argentina, del sitio WDL- Biblioteca Digital Mundial
https://www.wdl.org/es/item/237/#q=argentina+&qla=es
Hogar de los inmigrantes llegados a Buenos Aires, del sitio WDL - Biblioteca Digital Mundial
https://www.wdl.org/es/item/240/
Autobús cargado de inmigrantes, del sitio WDL - Biblioteca Digital Mundial
 https://www.wdl.org/es/item/239/

Indignación por la epidemia de cólera de 1886

        por Adriana Sylvia Narvaja
periodista y docente de Quilmes, Argentina
        En el periódico “El Mosquito”, que ya hemos comentado, y que corresponde al día 26 de diciembre de 1886, se publica una nota donde se explicita la indignación que ha provocado el avance de la epidemia de cólera que durante varios meses, a fin de ese año y principios del año siguiente, asoló a nuestro país, con una gran cantidad de víctimas.
        El facsímil, reproducido por el sitio WDL, Biblioteca Digital Mundial, donde se pueden encontrar gran cantidad de documentación referida a nuestro país,  titula “Alerta” a una nota de "El Mosquito" referida a la terrible epidemia de cólera que culpa a la Comisión de Higiene por no detener la llegada del barco “Perseo”, que ya había sido rechazado tanto en Río de Janeiro como en Montevideo. En otros sitios se menciona a tres soldados movilizados en trenes, que murieron rápidamente e introdujeron esta penosa enfermedad en la zona del NOA.
        La falta de médicos, de atención sanitaria, incluso la falta de conocimiento sobre la génesis de esta enfermedad, ocasionó su avance casi indetenible. Incluso hubo hechos muy graves y complicados, cuando en Tucumán fueron asesinados tres miembros del grupo médico por una turba de la localidad de Los Sarmientos, acusados de “masones”, de atacar la religión católica, con el fin de envenenar a los ciudadanos y querer arrebatarle sus propiedades. Autoridades políticas y eclesiásticas alentaron a esta turba, y motivos políticos no faltaron.(véase abajo "El levantamiento de montoneras contra gringos y masones en Tucumán, 1887 - Tradición Oral y cultura popular", de Noemí Goldman).
        Por aquella altura se creía que la fruta (sí, la fruta) colaboraba en la propagación de la epidemia, por lo tanto las autoridades habían enviado a destruir los frutales de los que se alimentaban los pueblos más pobres. Política, religión, alimentación, envenenamiento, todo se conjugó para alentar a estos gauchos que fueron acusados de “ignorantes y atrasados”. Pero todo fue mucho más complejo y no se debía a una sola causa.
        Transcribimos a continuación la nota de “El Mosquito” y consignamos los enlace para que puedan leer estos temas en archivos relacionados con el tema.
  Tapa del libro "Cólera y población, 1833-1854. Estudios sobre México y Cuba", del autor Contreras Sánchez.  
ALERTA
        Al fin se mueve el gran mundo.
        Ante la amenaza de una recrudecencia de la epidemia, los personajes más distinguidos de la Capital se han reunido para formar “La Asociación Nacional de Auxilios”.
        Reunidos se hallaban en casa del Dr. Gorostiaga los señores D. Julio Roca, E. Costa, B. Mitre, Domingo Sarmiento y otras entidades literarias, políticas, científicas y comerciantes, pero todos decididos en trabajar por la salvación de nuestros hermanos, argentinos y extranjeros.
        La expectativa es solemne. Buenos Aires, hasta la fecha, está preservada, pues 30 ó 40 casos diarios en una población de cerca de cuatrocientas mil almas no es nada inquietante. Pero en las Provincias atacadas, la mayor parte de los médicos huyen cobardemente, los auxilios faltan, los enfermos mueren sin ayuda casi todos; en una palabra, la situación es tremenda.
        A la Capital, al cerebro de la Nación, toca pues tomar la iniciativa de los auxilios a llevar a nuestros hermanos de las provincias. El heroico Dr. Gil, como al dignísimo Dr. Ramos Mejía, encontraran dignos imitadores.
      El heroísmo es una virtud argentina y no sólo el soldado tiene el derecho de practicarlo. Pero los que no somos médicos y no serviríamos de nada  a los enfermos de las provincias, podemos sin embargo prestar una eficaz ayuda, suscribiendo en algo en la caja de fondos para la Comisión Nacional de Auxilios.
        Alerta pues, y mano al bolsillo.
        Hoy ó mañana se publicarán los puntos donde puede suscribirse. Se trata de economizar vidas;  ¡qué importa la plata, con tal que conservemos la salud de nuestros hermanos!.
        Es indudable que el  "Perseo" nos trajo la epidemia, debido al imperdonable descuido del Consejo de Higiene. ¿Por qué no se manda a todos los miembros de este Consejo, que han faltado a su deber, a las diferentes provincias donde hacen falta médicos?
        Si tuviesen un poco de vergüenza los culpables de la entrada en libre plática del “Perseo”, rechazado de Río de Janeiro y de Montevideo, ya estarían cumpliendo un deber que le haría perdonar su criminal ligereza!”
"El Mosquito", publicado por el sitio digital WDL, del día 26 de diciembre de 1886
La epidemia de cólera de 1886-87
Por Carlos Páez de la Torre (h)
Redacción LA GACETA de Tucumán 
 Miércoles 01 de Abril 2009
 Viejo portón de la Quinta Agronómica. En sus terrenos se inhumaban sin féretros, entre capas de cal, los muertos por el cólera. Eran conducidos hasta allí en carros guiados por gente de la Cruz Roja. Foto de LA GACETA de Tucumán 
        En los últimos meses de 1886 y primeros de 1887, la ciudad de Tucumán especialmente -aunque hubo casos en el interior- fue diezmada por una epidemia de cólera. Época de medicina rudimentaria, su recuerdo solía erizar la piel de nuestros bisabuelos.
        La epidemia empezó en el litoral, en noviembre de 1886. Poco después llegó a Córdoba. A la búsqueda de prevención, los gobernadores de Tucumán, Santiago y Catamarca acordaron establecer un cordón sanitario en Recreo, con una cuarentena de 10 días para todo tren que viniese del litoral.
        Pero el Gobierno Nacional ordenó revocar esa medida y los trenes siguieron corriendo, mientras la zozobra ganaba a la población.
        Un grupo de vecinos voluntarios, capitaneados por el periodista español Salvador Alfonso, resolvió constituir la Cruz Roja.
        El flagelo llegó a Tucumán el 28 de noviembre, en un tren venido de Rosario que conducía soldados, tres de los cuales estaban infectados. El convoy se detuvo en San Felipe, los coléricos fueron desembarcados y murieron a los tres días.
        "Ahora, que Dios nos ampare a todos. El cólera está entre nosotros", expresó el diario "El Orden".
        El 19 de diciembre ocurrieron dos casos fulminantes, que de inmediato empezaron a multiplicarse, y Tucumán entró en pánico.
        El Gobierno organizó la Asistencia Pública y hospitales de emergencia, que pronto desbordaron. Los cadáveres se llevaban apilados en carros, sin féretros, hasta los terrenos de la Quinta Agronómica, habilitada como cementerio de cólericos. La ciudad mostraba un aire fantasmagórico, con oficinas públicas, comercios y escuelas cerradas. La gente encendía fogatas en las calles, pensando que así alejaba los gérmenes.
        En Buenos Aires, se formó la Comisión Nacional de Auxilios, que empezó a enviar médicos y remedios a Tucumán.
        La epidemia se mantuvo hasta fines de febrero de 1887, en un verano de altísimas temperaturas y lluvias torrenciales.
        Empezó a declinar entonces y despareció definitivamente en marzo, tras haber sepultado de 5 a 6.000 personas, o sea la tercera parte de la población de la ciudad, según don José Ponssa, miembro de la Cruz Roja.

Cólera en la provincia de Salta, información del Portal Informativo de Salta
Carruaje de la época en la que se trasladaban los cuerpos, del sitio Historia de Villareal
        En noviembre de 1886 estalló la epidemia del cólera en diferentes estados argentinos. La provincia de Salta no estuvo ajena a soportar este flagelo, enfermedad infecciosa grave endémica que apareció en la legendaria India, cuyos primeros síntomas son la diarrea y la pérdida de líquidos y sales minerales en la excreción, vómitos, sed intensa, calambres musculares, y en otras ocasiones, fallo circulatorio. La única forma de contagio de este mal es a través del agua y los alimentos contaminados por deposición (en las que se encuentra la bacteria) de enfermos de cólera.
        Quienes fueron los portadores de esta enfermedad en el norte argentino fueron los efectivos del Regimiento de Caballería de Línea 5 – hoy Regimiento de Caballería Ligera "General Güemes"- quienes se trasladaban en tren procedente de Rosario con destino al chaco salteño. Al llegar el convoy a Córdoba el flagelo también hizo padecer de su tragedia a la población mediterránea. Es entonces que el gobernador tucumano Juan Posse acordó con sus colegas de Santiago del Estero, Absalón Rojas, y el de Catamarca, Silvano Daza, establecer un cordón sanitario en El Recreo para que atajara el ferrocarril para ponerlos a los pasajeros en cuarentena y fumigar la correspondencia. Desgraciadamente esta inquietud no se llevó a cabo por una fuerte presión del gobierno nacional. En el tren ya venían coléricos y a comienzos de noviembre de 1886 se registran los primeros infectados en Tucumán azote que provocó la muerte de 3.500 víctimas, sobre una población de 172.500 habitantes.
        No puedo dejar a un lado de una breve historia del Regimiento 5 de Caballería de Línea 5 que había nacido en 1806 bajo el nombre de los "Húsares del Rey" y después de 1810 se lo conoció como "Húsares de la Patria" o "Patricios". Después de numerosas campañas y combates se ordenó su desplazamiento a la frontera chaco-salteña que en ese entonces era San José de Metán. Es allí donde aparece la primera víctima. Se trataba de una vendedora ambulante que había ingresado al lugar donde acampaban los soldados del Regimiento de Caballería de Línea 5 para vender empanadas.
         Para cumplir con las tareas de limpieza se afectó a la Guardia Nacional de la Capital; se estableció un severo control en la venta de agua y de leche y, como así, en la creación en la Oficina Química Provincial bajo la dirección del doctor Joaquín Guasch, doctorado en Química y Ciencias Naturales en Barcelona y París. Por otra parte, el Estado dispuso organizar una Junta de Sanidad que estaba integrada por los doctores José Hilario Tedín, Pedro José Frías y Sydney Tamayo quienes tenían la responsabilidad de la esterilización anticolérica. A Río Piedras se le asignó el lugar para la cuarentena siendo responsables de esta guarda al coronel Marcelino Sierra y los doctores Carlos Costas y Juan Pablo Arias.
        Tanto en Metán como en Campo Santo se ocupó en trabajar el Dr. Manuel Mauricio W. Serrey enviado por el gobernador Güemes, mientras que el presidente del Consejo Nacional de Higiene se fugó a los Valles Calchaquíes.
 "El Cólera" de José Guadalupe Posadas, del sitio del Bicentenario de México
        No se descuidó para el contralor de las diferentes obras de higiene y salubridad la designación de médicos inspectores; ingenieros para las tareas nivelación y desagües; inspectores por manzanas y administradores en los partidos de Lagunilla, La Isla, La Quesera, Cobos, La Cruz, Las Higuerillas, El Chamical y Noques. En Rosario de la Frontera se nombró un médico al igual que en Rosario de Lerma y en el Departamento de Rivadavia.
        Entre el centenar de nombres que figuran participando en resguardar la salud de la población encontramos un nombre que no deja de llamar la atención. Se trata de don Romualdo Alejandro Mora –padre de la destacada escultora Dolores (Lola) Mora de Hernández- quien por decreto debió ejercer las funciones de Sargento Mayor Jefe del Cordón Sanitario en El Tala.
        Durante el desarrollo del azote del cólera en Salta sobre una población de 121.900 habitantes esparcidos en distintos departamentos de la provincia el mal atacó a 3.566 personas, de las cuales fallecieron 1.341. Entre las primeras víctimas figuran las religiosas del Colegio de Jesús Madre Dolores de la Concepción Torena y la Hermana Eloisa Diez Gómez, fallecieron en un intervalo de sólo veinticuatro horas.
        Entre el 29 de enero y el 2 de febrero de 1887 se reconocieron cincuenta enfermos diarios y el 30 de enero de ese mismo año murieron como consecuencia del cólera treinta vecinos. El interior no estuvo ausente de la tragedia. Por ejemplo, en Cafayate dejaron de existir 72 habitantes; en Guachipas 117; en San Carlos más de 100; en Cachi 63 y en Metán 125.
        Los tiempos han evolucionado y en algún caso se ha retrocedido por la falta de trabajo, la desocupación y el crecimiento de la pobreza a raíz de este último son muchas las familias que recogen sus alimentos en los basurales y beben aguas infectadas. En una palabra no están ajenas de contraer cualquier enfermedad infecciosa.
Vacunación contra el Cólera en España, diario "La Ilustración" 
Aquí el tema del pueblo tucumano de "Los Sarmientos", en una tesis titulada "El levantamiento de montoneras contra gringos y masones en Tucumán, 1887 - Tradición Oral y cultura popular", de Noemí Goldman
Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana, Dr. Emilio Ravignani, Primer semestre de 1990
http://ravignanidigital.com.ar/_bol_ravig/n02/n02a03.pdf

Ilustración de portada, "Agua y Cólera", del sitio informativo sobre esta temible enfermedad, Vibrión Cholerae
http://es.slideshare.net/Uliseshch/v-cholerae-15nov13
Ilustración, "Vacunación contra el Cólera en España", de la publicación "La Ilustración", periódico universal, año 1855. Del sitio Historia de Villareal.
http://www.historiadevillapalacios.es/02.32.colera.htm
La nota titulada "La epidemia de cólera de 1886/87" de Carlos Páez de la Torre (h), publicada en el diario La Gaceta de la provincia de Tucumán, del 1ero. de abril de 2009.
http://www.lagaceta.com.ar/nota/320454/informacion-general/epidemia-colera-188687.html
El ejemplar de “El Mosquito” del día 26 de diciembre de 1886 fue reproducido por el sitio WDL, Biblioteca Digital Mundial
https://www.wdl.org/es/item/8412/view/1/3/#q=aviones%20argentina
Dibujo de "El Cólera" de José Guadalupe Posada, del sitio de la Revista del Bicentenario de México
http://revistabicentenario.com.mx/index.php/archivos/2014/06/page/2/