La ciencia, un asunto de comunicación social

Nota publicada en el Diario Página 12 de la República Argentina, con fecha 24 de junio de 2015. Su autor es el periodista Pablo Esteban:

        Según la Real Academia Española, la ciencia remite al conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales. Sin embargo, presentada de ese modo –así, sin demasiado brillo, esquemática y fría–, esta definición oculta una multiplicidad de sentidos susceptibles de ser atribuidos. En principio, más vale arrancar por lo básico: la ciencia es una parte esencial de la cultura, en efecto, engloba un conjunto de prácticas que no existen sin seres humanos que las realicen.
        Desde este punto de vista, tres asuntos florecen en el barro analítico y asoman por su importancia. Primero, un requisito: la ciencia requiere ser estudiada en contexto; luego, una propuesta metodológica: la ciencia puede ser abordada desde una perspectiva comunicacional, y, por último, una necesidad: tras considerar los puntos anteriores, será esencial la generación de condiciones de acceso que garanticen la participación de toda la sociedad en el proceso productivo y reproductivo de los saberes científicos.

- Los científicos hacen historia (pero) desde la historia. Es imposible comprender las ideas de algún filósofo o científico –que para el caso, son lo mismo– si no se accede al idioma de época; a respirar sus aires y a pasear por sus caminos. No se trata de ponerse en lugar de nadie, ello es imposible; aunque sí de comprender por qué sus pensamientos se impusieron en ese instante y no en otros, y por qué se desarrollaron en determinadas latitudes cuando las coordenadas podrían haber sido bien diferentes. En última instancia, intentar responder a una pregunta tan simple como: ¿por qué las cosas suceden cuando suceden y en el sitio en que suceden?
Hoja congelada de abedul 
Proceso: una palabra que resuena con fuerza y que a menudo se vacía de significado, como usualmente ocurre con toda categoría analítica utilizada hasta el cansancio. Cada acontecimiento forma parte de una sucesión de momentos que se acomodan en una línea cronológica imaginaria que avanza a paso firme y jamás se detiene. Cada genio de época leyó libros que escribieron sus antecesores y se alimentó de las ideas que allí pululaban. Personas como Copérnico, Galileo y Kant, sin dudas, estuvieron interpeladas por sus entornos, pues, trabajaron con herramientas sociales y produjeron ideas maravillosas que hicieron historia pero desde la historia.

- La ciencia y la comunicación: una relación que pide matrimonio. La comunicación puede ser definida como un enfoque que permite desentrañar falsas concepciones, percepciones, valoraciones y modos de significación. Una perspectiva novedosa que –con un objetivo similar al de otras ciencias sociales como la antropología– busca penetrar el denso entramado que presentan los escenarios cotidianos, esos que los seres humanos organizados en grupos acostumbran a llamar “realidad”. De aquí que observar a la ciencia con los ojos de la comunicación permite una lectura alternativa que desmitifica la supuesta blancura de un campo que está atravesado por tensiones, luchas de dominación y de poder.

        Para ser más explícito, cada vez que una comunidad científica festeja un acontecimiento, ensancha las espaldas de un intelectual y dirige políticas de investigación en direcciones puntuales, lo que está haciendo no es más que velar otros acontecimientos, quebrar otras espaldas y anular otras posibles trayectorias. En definitiva, amordaza otras bocas para callar otras voces que disputan otros sentidos.
        Sin embargo, las relaciones entre ciencia y comunicación no descansan en ese escalón. Todavía hay más: la ciencia posee un lenguaje que tiene su gramática, su ortografía y su sintaxis; un lenguaje que es necesario aprender y que sólo los escritores de elite desarrollan a medida que peinan sus canas y cuando sus pieles se convierten en pellejos. El gran maestro Leonardo Moledo, a menudo señalaba: “La ciencia es un cuento que la humanidad se cuenta a sí misma. La historia del Universo y las historias del Universo son tan maravillosas como el más maravilloso de los cuentos. Entonces es una falacia total que la ciencia no sea un relato. La ciencia lo es, porque es comunicación y es lenguaje”.

- Para el pueblo lo que es del pueblo. El núcleo duro de la ciencia está compuesto por leyes generales, es decir, por enunciados científicos. Desde un enfoque semiótico, las teorías de la enunciación contemporáneas plantean una cuestión central: mientras los enunciados remiten al acto individual de apropiación de una lengua, el proceso de enunciación se caracteriza por la instalación de un “otro” que interpreta –o decodifica, así lo diría el jamaiquino Stuart Hall– el mensaje. Dicho de otro modo, la comunicación es dialógica y el diálogo supone un contexto en el que la práctica comunicativa se desenvuelve. Por tanto, no tiene sentido el hermetismo científico, pues, en definitiva el objetivo de toda investigación debe ser la divulgación; democratizar el acceso y ensanchar el espectro del público alcanzado. La ciencia no es patrimonio de quien “descubre” sino que pertenece a todos aquellos que demuestran curiosidad por aprender sobre un nuevo modo de pensar la vida. En síntesis, el acto hermenéutico de interpretación implica un proceso de resignificación y construcción del que nadie está exento.

- Ideas finales para construir nuevos principios. Resulta imposible, entonces, circunscribir el término –únicamente– al reducido marco de especialistas, uniformados con guardapolvos blancos y rodeados de tubos de ensayo y compuestos químicos multicolores y humeantes. En efecto, la realización de un ejercicio de desmitificación conceptual podría servir para allanar el camino hacia una aplicación más cotidiana y justa del término.

        No todo el mundo cree en la existencia de una ciencia unificada que teje relaciones entre disciplinas como pueden ser la Historia, las Matemáticas y la Filosofía –porque para ser más exactos, no todo el mundo posee las necesidades materiales tan satisfechas como para sentarse a reflexionar, con un café en mano, sobre ello–. Y cuanto más se avanza en el tiempo, si es que el tiempo nos permite avanzar y si es que finalmente existe el tiempo (cuestión que habría que consultar tras leer los pensamientos de cráneos talentosos como Norbert Elias o Edward Thompson) la parcialización de los saberes en campos cada vez más y más pequeños es notoria y palpable.
        En la actualidad, con mayor recurrencia, los investigadores y los científicos son empujados a realizar análisis acotadísimos y a recortar sus objetos de estudio hasta hacerlos desvanecer por asfixia. Las disciplinas están más disciplinadas que nunca y, en algunos casos, de tanta rigidez terminan por perder el horizonte y el propósito medular, en efecto, que la sociedad alcance un mejor funcionamiento –es decir que logre mayor equidad y autonomía– a partir de la producción de nuevos conocimientos.
        En la posmodernidad, se promueven abordajes segmentados pero “profundos” a diferencia de los megaproyectos que los escritores clásicos realizaban en siglos precedentes. Ya no se cree demasiado en las “historias universales” y el polvo mágico de los atlas ha quedado en el camino. Aquellos libros regordetes que parecían encerrar en un puñado de páginas todos los secretos del mundo ya no generan el consenso de antaño. No. Hoy, las narrativas opcionales, los otros relatos, las otras perspectivas y las otras cosmovisiones (que son legítimas pero no están legitimizadas) están en la superficie y conforman la difusa sustancia que definen al viejo nuevo problema del sentido común.
        En el siglo XXI, ninguna persona podrá decir que en esta parte del globo no se hace ciencia, luego de conocer, por caso, los impresionantes avances chilenos en materia astronómica, los progresos cubanos en salud pública e inmunología y los progresos costarricenses en producción de energías renovables. En esa línea es que Argentina proyecta el futuro, convencida de tener herramientas suficientes para escribir la historia con un lápiz propio. Sólo será cuestión de sacarle punta y afilar un poco el trazo.
        En este marco, la propuesta será pensar en el concepto de ciencia desde un enfoque más flexible: evitar la falsa dicotomía entre las “duras” y las “blandas”, otorgarles a las sociales y a las humanidades un estatus tan digno como merecido y promover desde los medios masivos de comunicación una perspectiva que defina a la ciencia más allá de sus etiquetas. No alcanza con desarrollar satélites y tirarlos al espacio, no basta con aprender a resolver ecuaciones de segundo o tercer grado, así como tampoco es suficiente conocer cuáles son los males que causan pesticidas como el glifosato para el reino animal, vegetal y humano. No, pues, la ciencia no es un elemento aislable ni específico ni nada de eso; la ciencia es una práctica cultural y, como tal, tiene sentido siempre y cuando se involucren las personas.
Fuente: Del sitio digital del Diario Página 12, de la República Argentina
http://www.pagina12.com.ar/diario/ciencia/19-275591-2015-06-24.html

Una aldea inglesa en revolución verde

por Tatiana Schlossberg 
En una nota publicada el pasado 9 de octubre de 2016, el sitio New York Times en Español nos cuenta este caso de gente que hace todo lo que puede por el Planeta. Es decir, también por la gente. Garry Charnock vive en Ashton Hayes, Inglaterra, y se decidió a cambiar el mundo. Pronto, más gente se sumó. Aquí los resultados: en 10 años, Ashton Hayes  redujo sus emisiones de carbono en un 24 por ciento.
        ASHTON HAYES, Inglaterra — Este pequeño poblado de unos mil habitantes luce como cualquier otro engarzado en la campiña inglesa.
        Sin embargo, Ashton Hayes es diferente en materia de una de las problemáticas más urgentes del mundo: el cambio climático. Cientos de residentes se han asociado para reducir las emisiones de gases invernadero, al utilizar tendederos en lugar de secarropas, tomar menos vuelos, instalar paneles solares y poner ventanas de doble vidrio para tener un mejor aislamiento en sus casas.
        El esfuerzo, que cumple 10 años este año, ha llevado a una disminución de un 24 por ciento en las emisiones, de acuerdo con estudios realizados por un profesor de sustentabilidad ambiental que vive en el pueblo.
        Pero Ashton Hayes se destaca por su enfoque: los residentes lo han hecho por sí mismos, sin exhortación del gobierno.
        Y ahora, unas 200 comunidades alrededor del mundo —incluyendo a Notteroy, Noruega y el Condado Changhua, Taiwán— se han puesto en contacto para descubrir cómo lo hicieron los aldeanos.
        A medida que se vuelven aún más claros los efectos del calentamiento del planeta, Ashton Hayes es un caso de estudio para la siguiente fase en la batalla contra el cambio climático: lograr que las personas cambien sus hábitos.
Hechos, no discursos
        Uno de sus secretos es que los residentes de Ashton Hayes se sienten en control. Cuando el miembro del Parlamento que representa a la aldea se presentó en la primera junta, en enero de 2006, se le dijo que no podía pronunciar ningún discurso. Y desde entonces no se ha permitido que ningún político hable ante el grupo.
        El proyecto fue iniciado por Garry Charnock, un hidrólogo que lleva 30 años viviendo en la aldea. Se le ocurrió la idea tras asistir a una conferencia sobre cambio climático en Gales. Decidió tratar de lograr que Ashton Hayes se convirtiera en, como dijo, “la primera aldea emisora neutral de carbono en Gran Bretaña”.
        “Pero aún si no lo logramos”, recuerda haber pensado, “hay que tratar de divertirnos un poco”.
        En ocasiones, los esfuerzos para reducir los gases de invernadero involucran escenarios de fin de los tiempos, que hacen que las personas sientan que el problema es demasiado abrumador como para ser abordado.
        En Ashton Hayes, a unos 40 kilómetros al sudeste de Liverpool, los aldeanos abordan el asunto con buen ánimo.
        Unas 650 personas acudieron a la primera junta, dijo Charnock. Algunos en la aldea no estaban tan entusiasmados, pero poco a poco comenzaron a participar.
        Y algunos han ido más allá. Cuando Rosemary Dossett y su esposo Ian estaban pensando en construir una casa eficiente en energía y se enteraron del proyecto de emisión neutral de carbono de Ashton Hayes, pensaron que podría ser el lugar ideal para ellos.
Lo que la aldea se decidió a hacer 
        Se mudaron de la cercana South­ Warrington y convirtieron dos casitas de granja en una casa de ladrillo, instalando ventanas de triple vidrio, celdas fotovoltaicas en el techo, una bomba de calor geotérmica que calienta la casa y su agua, y una cisterna subterránea para recoger agua de lluvia para los baños y el jardín. Los Dossett también tienen un huerto familiar, cultivan uvas para vino, elaboran cerveza artesanal y tienen dos vacas, que mantienen el pasto cortado. Pagan unos 650 dólares al año por electricidad y calefacción.
        El éxito del proyecto parece haber inspirado otros esfuerzos comunitarios en Ashton Hayes. Por ejemplo, los residentes han construido un nuevo campo deportivo con un pabellón cuya electricidad proviene de energía solar, donde se realiza un café comunitario tres días a la semana. También han instalado paneles solares fotovoltaicos en la escuela primaria.
        Otros poblados y ciudades del mundo esperan copiar a Ashton Hayes. Sus representantes contactaron a los líderes del proyecto, en busca de orientación para lanzar iniciativas similares.
Charles Simon viajó de Eden Mills, una pequeña comunidad en Ontario, Canadá, a Ashton Hayes en 2007 para aprender cómo traducir su enfoque a su pueblo.
        “Algunos de los cambios son tan fáciles. Sólo ponte un suéter en lugar de encender la calefacción”, dijo Simon.
Se va extendiendo la idea 
        Eden Mills ya disminuyó sus emisiones en alrededor de un 14 por ciento, dijo Simon, y tiene planes para más. Los residentes han estado trabajando con expertos de la Universidad de Guelph, plantando árboles para ayudar a absorber el dióxido de carbono emitido por el poblado, dijo.
Janet Gullvaag, edil en Notteroy, Noruega, un municipio isleño con unos 21 mil habitantes, contactó a Ashton Hayes hace unos nueve años.
        “Creo que la idea que tuvo Ashton Hayes fue bastante revolucionaria”, dijo.
        Aunque el enfoque de su comunidad es más político, Gullvaag dijo que adoptar los métodos de Ashton Hayes fue redituable: ha visto a más personas comprar más autos eléctricos y bicicletas y convertir la calefacción de su casa de petróleo a fuentes más amigables con el ambiente.
        “Sea lo que sea que intentes hacer, si creas entusiasmo y diseminas conocimiento, las personas por lo general reaccionarán de una manera positiva”, añadió.
        Aunque aún se requieren grandes recortes a nivel mundial para lograr mayor progreso, las acciones para reducir las emisiones, incluso las de poblados pequeños, son un paso en la dirección correcta, dicen expertos que estudian la acción comunitaria sobre el cambio climático.
        Los residentes de Ashton Hayes lograron recortar las emisiones alrededor de un 20 por ciento el primer año, de acuerdo con estudios empleados para calcular la huella de carbono, desarrollados por Roy Alexander, un profesor local. Algunos han registrado reducciones aún más significativas: los hogares que participaron en los estudios en el primer y décimo año redujeron su uso de energía en alrededor de un 40 por ciento.
        Charnock, quien dio origen a esta movida,  dijo que creía que el poblado podía lograr recortar su huella del carbono de 2006 hasta en un 80 por ciento en los próximos años con la ayuda de subvenciones para comprar e instalar paneles solares en la escuela local y otros edificios.
        "Lo siguiente que hay que hacer", dijo, es lograr que el gobierno del condado esté tan comprometido con la reducción de emisiones como Ashton Hayes.
Fuente: Del sitio New York Times en Español para Diario Clarín.
https://www.clarin.com/new-york-times-international-weekly/?url=/clarin/content/view/full/49586

La magia del orden

por Marie Kondo
organizadora japonesa 
        “Yo comienzo mi curso con estas palabras: ‘La organización es un suceso especial. No la hagas todos los días’. Esto suele provocar un momento de silencio estupefacto. Sin embargo yo insisto: la organización debe hacerse de una vez por todas en un solo momento. 
        Si crees que la organización es una labor interminable que debe hacerse todos los días, estás muy equivocado. Hay dos tipos de organización, la “diaria” y la del “suceso especial”. La organización diaria, que consiste en usar algo y volver a ponerlo en su lugar, siempre será parte de nuestra vida en tanto necesitemos usar ropa, libros, materiales de escritura, etcétera. Pero el propósito de este libro es inspirarte para que te ocupes del “suceso especial” de poner tu casa en orden lo antes posible.
        Al realizar esta tarea única e irrepetible, alcanzarás el estilo de vida al que aspiras y podrás gozar del espacio limpio y ordenado de tu elección. ¿Pueden ponerte la mano en el corazón y jurar que te sientes feliz aunque estés rodeado de tantas cosas que ni siquiera recuerdas que hay ahí? La mayoría de la gente necesita desesperadamente poner su casa en orden. Por desgracia, ellos no abordan esta tarea como un “suceso especial” y tienen que resignarse a vivir en habitaciones que más bien parecen almacenes. Pueden pasar décadas mientras tratan de mantener el orden organizando sus espacios a diario. 

        Créeme. Si no has realizado la tarea única e irrepetible de poner tu casa en orden, cualquier intento de organizar tu espacio a diario está condenado al fracaso. Por lo contrario, cuando ya has puesto tu casa en orden, la organización se reducirá a la sencilla labor de volver a poner las cosas en el sitio al que pertenecen. De hecho, esto se vuelve un hábito inconsciente. Yo uso la expresión “suceso especial” porque es fundamental realizar esta tarea en poco tiempo, mientras aún te sientes vigorizado y emocionado por lo que estás haciendo. 
        Es probable que sientas temor de que una vez que concluyas tu espacio vuelva a ser un caos. Tal vez compras demasiadas cosas y temes que vuelvan a amontonarse. Yo sé que es difícil creer en algo que no has probado, pero una vez que concluyas esta organización  tan drástica, no volverás a tener dificultades para poner las cosas en el sitio al que pertenecen ni para decidir dónde guardar las nuevas. Por increíble que parezca, sólo necesitas experimental una vez un estado de orden perfecto para ser capaz de conservarlo. Todo lo que necesitas es darte el tiempo para sentarte y examinar cada una de tus pertenencias, decidir si quieres conservarla o desecharla, y luego elegir dónde poner lo que conserves. 
        ¿Alguna vez has pensado cosas como “Yo, simplemente, no soy bueno para organizar” o “No tiene caso intentarlo, yo nací desordenado”? Muchas personas viven por años con este tipo de imagen negativa de sí mismas, pero tal imagen desaparece cuando experimentan un espacio propio perfectamente limpio. Este cambio tan drástico en la autopercepción, la creencia de que puedes hacer cualquier cosa si ajustas tu mente para lograrla, transforma la conducta y el estilo de vida. Es por ello que mis alumnos nunca vuelven al caos. Una vez que experimentes el poderoso impacto de un espacio perfectamente ordenado, tú tampoco volverás al caos. ¡Sí, estoy hablando de ti! 
        Quizá esto parezca algo demasiado difícil, pero puedo decirte con toda honestidad que es bastante sencillo. Cuando organizas, tratas con objetos. Los objetos son fáciles de desechar y cambiar de lugar. Cualquiera puede hacerlo. Tu objetivo es claro y visible. Desde el momento en que pongas todo en su lugar, habrás cruzado la línea de meta. A diferencia del trabajo, la escuela o los deportes, aquí no necesitas comparar tu desempeño con el de nadie más. Tú eres el estándar.  Y lo mejor es que eso que a todo el mundo se le dificulta más (continuar) se vuelve totalmente innecesario. Sólo tienes que decidir una vez dónde poner las cosas. 
Sombra del Monte Fuji, en Japón 
        Yo nunca organizo mi habitación. ¿Por qué? Pues porque ya está organizada. Sólo la ordeno una o dos veces al año, y por un máximo de una hora cada vez. Hoy me cuesta trabajo creer que haya pasado tantos días organizando sin ver resultados permanentes. Hoy me siento feliz y contenta. Tengo tiempo para experimentar la felicidad en mi espacio de tranquilidad, e incluso siento el aire fresco y limpio; tengo tiempo para sentarme  tomar té de hierbas mientras reflexiono sobre mi día. Al mirar en torno, mi vista se posa en una pintura que adoro de manera particular y que compré en el extranjero, y en un jarrón con flores frescas que está en una esquina. Aunque no es grande, el espacio en el que vivo está dotado sólo de aquellas cosas que le hablan a mi corazón. Mi estilo de vida me da alegría.
        ¿No te gustaría vivir de esta manera?
        Esto es fácil una vez que sabes cómo poner tu casa en verdadero orden”.
Biografía de Marie Kondo
Marie Kondo es una japonesa experta en organización. Ha escrito cuatro libros sobre el tema que han vendido más de 5.000.000 de ejemplares en todo el mundo y han sido traducidos a varios idiomas, incluidos coreano, chino, alemán e inglés. La magia del orden ha sido publicado en más de 30 países y es un éxito de ventas en Japón, Estados Unidos y Europa. Considerada una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time en 2015, comenzó a leer revistas femeninas a los cinco años y quedó fascinada con el orden y la belleza que transmitían los espacios bien organizados que veía en ellas. A partir de los quince años empezó a analizar seriamente cómo ordenar estancias. Hoy tiene un negocio de gran éxito en Tokio donde ayuda a sus clientes a transformar sus hogares en espacios abarrotados de belleza, paz e inspiración.
Fuente: Del sitio Casa del Libro
https://www.casadellibro.com/libros-ebooks/marie-kondo/20095241

Vean el video de Youtube que resume la idea de esta organizadora japonesa tan exitosa como es Marie Kondo

Decide cambiar tu vida en tan sólo un mes

por Ignacio Mardones,
para el sitio UPSOCL de Colombia
Para todos los que buscan seguir un camino que mejore su vida, esta es una buena opción. En tan sólo 1 mes, siguiendo cada uno de estos pasos, se puede comenzar a notar mejorías en el ánimo de la persona. Es difícil salir de rutina, la sociedad actual nos llena de distracciones y muchas veces se nos hace imposible mirarnos a nosotros mismos con una visión crítica para saber si estamos satisfechos o no. Svetlana Pokrevskaya ha propuesto estos 12 pasos que puedes seguir y ver qué efecto tienen en ti. Es tu decisión decidir qué camino tomar, no olvides que los días pasan y puedes estar perdiendo oportunidades que te cambien profundamente:
Semana 1: Cuerpo y hábitos
1- Comienza el día lo antes posible: levantarse temprano puede ser una gran medida para comenzar un cambio real. Gran parte de lo que aqueja a la gente es no tener el tiempo para hacer las cosas que les producen satisfacción, por eso, mientras antes uno se levante, mejor. Partiendo a las 6 de la mañana uno tiene la posibilidad de disfrutar de un silencio que pocos conocen, la ciudad está tranquila y hay menos distracciones. Si las horas de sueño son un problema, la solución es acostarse más temprano. Uno mismo puede armarse un horario ideal.
2- Come ligero: cambiar la alimentación es algo que trae grandes beneficios dependiendo del tipo de dieta que se quiera seguir. Lo mejor es decidir por una que cueste, pero que esté dentro de las capacidades de cada uno. El vegetarianismo es una buena opción, pero depende de cada quién escoger qué camino seguir. Evitar el alcohol, la comida rápida, los bocadillos fritos, etc, todo eso que sabemos que nos hace más mal que bien.
3- Haz deporte: el deporte es movimiento y el movimiento es vida. Lo mejor que le puedes hacer a tu cuerpo es mezclar una alimentación saludable con jornadas de ejercicios que tonifiquen tus músculos. Esto te hará mantenerte en buen estado, mejorará tu ánimo y dentro de poco tiempo sentirás que nada es imposible.
Semana 2: Espacios limpios y mantener el control del entorno
1- Limpia tu hogar: deshazte de todo lo que no ocupes, en tu hogar no pueden haber objetos que te estorben, no importa si son recuerdos o cosas que te regaló una persona hace mucho tiempo y las conservas por lealtad. Lo que está a tu alrededor afecta en tu energía y es necesario que tomes consciencia de eso. Aprende a ordenar tu espacio de tal manera que se te haga fluido vivir el día a día. Conserva la menor cantidad de objetos, ya verás lo beneficios que esto traerá a tu vida.
2- Organiza tus deberes y responsabilidades: esto es muy simple, toma resoluciones concretas sobre las cosas que tienes pendientes. Si le habías dicho a una tía que la irías a visitar un determinado mes y haz postergado esa visita una y otra vez, decide si vas a seguir adelante o no. Haz una lista, si de verdad se te antoja seguir un camino, compra el boleto, llama a la persona, etc. Pero si no quieres seguir esa senda, táchalo de la lista y no vuelvas a pensar en eso porque finalmente te quita libertad.
3- Prioriza tus relaciones y amistades: uno muchas veces mantiene a personas cerca que no son del todo buenas. Es más por costumbre que se han ido pegando y la verdad es que son más perjudiciales que beneficiosas. Toma consciencia de tus amigos y de la gente con que sueles pasar tiempo, revisa tus valores y los suyos, sus modos de ser. Hay quienes están siempre criticando y viven en el pesimismo, ellos no hacen bien y es mejor mantenerse alejado.
Semana 3: Sueños y metas
1- Arma tus planes: planea cómo quieres vivir, las cosas que intentarás lograr y cómo te enfrentarás a los obstáculos que te impiden llegar a ellas. Piénsalo como si fuera un libro; el libro es tu vida y tienes que llenarlo de cosas que te gustaría leer, entiende cada punto como una etapa, un logro, un objetivo de tu vida concretado. Recuerda dejar tiempo para tus seres queridos, para tus padres y amigos. No son sólo las aventuras las que nutren el espíritu, sino también el descanso y la reflexión. También es importante que dejes tiempo para ti mismo, así podrás ver en tu interior y revisar tus emociones.
2- Haz una lista de las cosas imposibles: todo eso que consideras que nunca podrás cumplir. Puede ser cualquier cosa, ya sea subir el Everest o construir un castillo. Este ejercicio te hará pasarlo muy bien y además te servirá para despejar la mente de los sueños que rondan con frecuencia. No es que sean negativos, es sólo que a veces se mezclan con lo que puedes lograr de forma más inmediata y retrasan su proceso.
3- Haz tu plan para cada día: esto aumentará tu productividad. Si haces una estrategia para cumplir una cosa cada día, las acciones reales para ir hacia adelante te darán la calma que necesitas para enfrentarte a los obstáculos. Da lo mismo si son elaborados o no, la más mínima planificación es un aporte valioso y te darás cuenta de ello muy rápido.
Semana 4: Amplía tus fronteras
1- Haz las cosas de manera diferente: no es necesario que hagas grandes cambios, tan sólo basta con que pruebas diferentes rutas para el trabajo, que cambies de marca de un alimento típico que consumas, que te animes a aprender otro idioma, etc. Todo esto se va acumulando y podrás darte cuenta que salir de tus límites te hace aprender mucho y que hay cosas afuera que te dan satisfacciones inesperadas.
2- Abandona tu zona de comodidad: esto ya puede ser más radical, porque es el fin del camino y es el momento de despertar. Hay que enfrentarse directamente a los miedos, hacer un análisis profundo de quien eres  y de lo que pretendes en la vida. No sirve huir de los problemas, hay que ir de cara hacia ellos, éstos que te siguen desde hace tiempo. Si tienes miedo a las alturas, súbete a un avión y arrójate en paracaídas. Si te incomoda estar entre gente desconocida, anda a una fiesta donde no conozcas a nadie.
3- Tómate un descanso: no todo es trabajo, también hay que descansar. Deja reposar tu mente, pero déjala reposar bien. Apaga el teléfono celular, la televisión, cualquier cosa que te distraiga y te impida disfrutar de un verdadero momento de calma y quietud. Los espacios de relajación te darán la energía que necesitas para cumplir todos tus objetivos.
Fuente: Del sitio UPSOCL de Colombia.
http://www.upsocl.com/estilo-de-vida/descubre-como-cambiar-tu-vida-para-bien-en-tan-solo-1-mes/?utm_source=FBppal&utm_medium=Facebook&utm_campaign=fb

Niebla

por Miguel de Unamuno,
escritor y filósofo español (1864-1936)
        “Ay, Orfeo!- decía Augusto a su perro, dándole la leche- ¡Ay, Orfeo! Di el gran paso, el paso decisivo: entré en su hogar, entré en su hogar, entré en el santuario. ¿Sabes lo que es dar un paso decisivo? Los vientos de la fortuna nos empujan y nuestros pasos son decisivos todos. ¿Nuestros? ¿Son nuestros esos pasos? Caminamos, Orfeo mío, por una selva enmarañada y bravía, sin senderos. El sendero nos lo hacemos con los pies según caminamos a la ventura. Hay quien cree seguir una estrella; yo creo seguir una doble estrella melliza. Y esa estrella no es sino la proyección misma del sendero al cielo, la proyección al azar.
        ¡Un paso decisivo! Y dime, Orfeo, ¿qué necesidad hay de que haya ni Dios ni mundo ni nada? ¿Por qué ha de haber algo? ¿No te parece que esa idea de la necesidad no es sino la forma suprema que el azar toma en nuestra mente? 
        ¿De dónde ha brotado Eugenia? ¿Es ella una creación mía o soy creación suya yo? ¿O somos los dos creaciones mutuas, ella de mí, yo de ella? ¿No es acaso todo creación de cada cosa y cada cosa creación de todo? Y ¿qué es creación?, ¿qué eres tú, Orfeo? ¿qué soy yo?
Hermoso trabajo pictórico del artista ruso nacido en Crimea, Sergei Sviridov 
         Muchas veces se me ha ocurrido pensar, Orfeo, que yo no soy, e iba por la calle antojándoseme que los demás no me veían. Y otras veces he fantaseado que no me veían como me veía yo, y que mientras yo creía ir formalmente, con toda compostura, estaba, sin saberlo, haciendo el payaso, y los demás riéndose y burlándose de mí. ¿No te ha ocurrido alguna vez a ti esto, Orfeo? Aunque no, porque tú eres joven todavía y no tienes experiencia de la vida. Y además eres perro. 
       Pero, dime, Orfeo, ¿no se os ocurrirá alguna vez a los perros creeros hombres, así como ha habido hombres que se han creído perros?
        ¡Qué vida ésta, Orfeo, qué vida, sobre todo desde que murió mi madre! Cada hora me llega empujada por las horas que le precedieron; no he conocido el provenir. Y ahora que empiezo a vislumbrarlo me parece que se me va a convertir en pasado. Eugenia es ya casi un recuerdo para mí. Estos días que pasan…, este día, este eterno día que pasa… deslizándose en niebla de aburrimiento. Hoy como ayer, mañana como hoy. Mira, Orfeo, mira la ceniza que dejó mi padre en aquel cenicero. 
        Ésta es la revelación de la eternidad, Orfeo, de la terrible eternidad. Cuando el hombre se queda a solas y cierra los ojos al porvenir, al ensueño, se le revela el abismo pavoroso de la eternidad. La eternidad no es porvenir. Cuando morimos, nos da la muerte media vuelta en nuestra órbita y emprendemos la marcha hacia atrás, hacia el pasado, hacia lo que fue. Y así, sin término, devanando la madeja de nuestro destino, deshaciendo todo el infinito que en una eternidad nos ha hecho, caminando a la nada, sin llegar nunca a ella, pues que ella nunca fue.
" Acogedor Patio" del pintor Sergei Efremov Yur'Evich
        Por debajo de esta corriente de nuestra existencia, por dentro de ella, hay otra corriente en sentido contrario: aquí vamos del ayer al mañana, allí se va del mañana al ayer. Se teje y se desteje a un tiempo. Y de vez en cuando nos llegan hálitos, vahos y hasta rumores misteriosos de ese otro mundo, de ese interior de nuestro mundo. Las entrañas de la historia son una contrahistoria, es un proceso inverso al que ella sigue. El río subterráneo va del mar a la fuente.
        Y ahora me brillan en el cielo de mi soledad los dos ojos de Eugenia. Me brillan con el resplandor de las lágrimas de mi madre. Y me hacen creer que existo, ¡dulce ilusión! Amo, ergo sum! Este amor, Orfeo, es como lluvia bienhechora en que se deshace y concreta la niebla de la existencia. Gracias al amor siento el alma de bulto, la toco. Empieza a dolerme en su cogollo mismo el alma, gracias al amor, Orfeo. Y el alma misma, ¿qué es sino amor, sino dolor encarnado?
        Vienen los días y van los días y el amor queda. Allá dentro, muy dentro, en las entrañas de las cosas, se rozan y friegan la corriente de este mundo con la contraria corriente del otro,  de este roce y friega vienen el más triste y el más dulce de los dolores: el de vivir.
        Mira, Orfeo, las lizas*, mira la urdimbre, mira cómo la trama va y viene con la lanzadera, mira cómo juegan las primideras*; pero, dime, ¿dónde está en enjullo* a que se arrolla la tela de nuestra existencia, dónde?
        Como Orfeo no había visto nunca telar, es muy difícil que entendiera a su amo. Pero mirándole a los ojos mientras hablaba, adivinaba su sentir.”
"El Jardín Secreto", cuadro de la artista francesa Nathalie Armand 
*liza: campo dispuesto para la lid. 
*premideras (primideras no figura): un listón del telar que sirve de pedal.
*enjullo: madero redondo, en los telares de paños, donde se va arrollando la urdimbre. 
Biografía de Miguel de Unamuno 
Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864 - Salamanca, 1936) Escritor, poeta y filósofo español, principal exponente de la Generación del 98. Entre 1880 y 1884 estudió filosofía y letras en la Universidad de Madrid, época durante la cual leyó a Thomas Carlyle, Herbert Spencer, Friedrich Hegel y Karl Marx. Se doctoró con la tesis "Crítica del problema sobre el origen y prehistoria de la raza vasca", y poco después accedió a la cátedra de Lengua y Literatura griega en la Universidad de Salamanca, en la que desde 1901 fue rector y catedrático de historia de la lengua castellana.
Esa angustia personal y su idea básica de entender al hombre como "ente de carne y hueso", y la vida como un fin en sí mismo, se proyectaron en obras como En torno al casticismo (1895), Mi religión y otros ensayos (1910), Soliloquios y conversaciones (1911) o Del sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos (1913).
El primero de los libros fue en realidad un conjunto de cinco ensayos en torno al "alma castellana", en los que opuso al tradicionalismo la "búsqueda de la tradición eterna del presente", y defendió el concepto de "intrahistoria" latente en el seno del pueblo frente al concepto oficial de historia. Según propuso entonces, la solución de muchos de los males que aquejaban a España era su "europeización".
El siguiente paso fue la literaturización de su experiencia personal a fin de dilucidar la oposición entre la afirmación individual y la necesidad de una ética social. El dilema planteado entre lo individual y lo colectivo, entre lo mutable y lo inmutable, el espíritu y el intelecto, fue interpretado por él como punto de partida de una regeneración moral y cívica de la sociedad española. Él mismo se tomó como referencia de sus obsesiones del hombre como individuo: "Hablo de mí porque es el hombre que tengo más cerca."
Su narrativa progresó desde sus novelas primerizas Paz en la guerra (1897) y Amor y pedagogía (1902) hasta la madura La tía Tula (1921). Pero entre ellas escribió Niebla (1914), Abel Sánchez (1917) y, sobre todo, Tres novelas ejemplares y un prólogo (1920), libro que ha sido considerado por algunos críticos como autobiográfico, si bien no tiene que ver con hechos de su vida, sino con su biografía espiritual y su visión esencial de la realidad: con la afirmación de su identidad individual y la búsqueda de los elementos vinculantes que fundamentan las relaciones humanas. En ese sentido, sus personajes son problemáticos, víctimas del conflicto surgido de las fuertes tensiones entre sus pasiones y los hábitos y costumbres sociales que regulan sus comportamientos y marcan las distancias entre la libertad y el destino, la imaginación y la conciencia.
Su producción poética comprende títulos como Poesía (1907), Rosario de sonetos líricos (1912), El Cristo de Velázquez (1920), Rimas de dentro (1923) y Romancero del destierro (1927), éste último fruto de su experiencia en la isla de Fuerteventura, adonde fue deportado por su oposición a la dictadura de Miguel Primo de Rivera. También cultivó el teatro: Fedra (1924), Sombras de sueño (1931), El otro (1932) y Medea (1933).
Sus poemas y sus obras teatrales abordaron los mismos temas de su narrativa: los dramas íntimos, amorosos, religiosos y políticos a través de personajes conflictivos y sensibles ante las formas evidentes de la realidad. Su obra y su vida estuvieron estrechamente relacionadas, de ahí las contradicciones y paradojas de quien Antonio Machado calificó de "donquijotesco".
Considerado como el escritor más culto de su generación, Miguel de Unamuno fue sobre todo un intelectual inconformista que hizo de la polémica una forma de búsqueda. Jubilado desde 1934, sus manifiestas antipatías por la República española llevaron dos años más tarde al gobierno rebelde de Burgos a nombrarlo nuevamente rector de la Universidad de Salamanca, pero fue destituido a raíz de su pública ruptura con el fundador de la Legión. En 1962 se publicaron sus Obras completas, y en 1994 se dio a conocer su novela inédita Nuevo mundo.
Fuente: Del sitio Biografías y Vidas.
https://www.biografiasyvidas.com/biografia/u/unamuno.htm

El cuadro de la dama pertenece al artista nacido en Crimea, Sergei Sviridov.
Sviridov Sergey Alekseevich nació en 1964 en la soleada Crimea, la ciudad de Simferopol. Ya en 1987, un joven artista se graduó de la Facultad de Pintura y Gráficos del Instituto de Arte Académico de Moscú (MGAHI). V.I. Surikov. Antes de esto, Sergei estudió y se graduó con éxito de la Escuela de Bellas Artes de Simferopol.
Una gran influencia en la formación del estilo de un autor único fue la relación con el famoso pintor de paisajes Athanasius Sukhinin. Nacido en la abigarrada región del sur, Sergey Sviridov adoptó muy sutilmente la manera pintoresca de vivir paisajes marinos, retratos brillantes y bodegones jugosos. Después de mostrar un gran interés en los colores especiales de la costa sur del mar Mediterráneo, Sergey Sviridov como artista fue capaz de adquirir una manera única de combinar tonos en la sombra y en la luz.
Estos contrastes semi-incompletos permitieron crear pinturas llenas del encanto vivo de la naturaleza sureña, para reflejar el color único de paisajes marinos y retratos.
http://www.liveinternet.ru/users/truskovalent/post362488880/

El cuadro de Sergei Efremov Yur'evich, pintor ruso, se puede ver junto a la obra del autor en el sitio Artis Area.
http://artistsarea.com/es/user/Serj65
El cuadro de Nathalie Armand, pintora francesa, se puede ver junto a la obra de la autora en el sitio
Arte Mayor
https://www.artmajeur.com/nathaliearmand/en/

Leyenda de Fra Primitivo y el pozo

Por José María Pemán,
escritor español (1897-1981)
        Este es un milagro que debió olvidarse en el libro de las "Fioretti" (el autor se refiere a las “Florecillas” de San Francisco). Lo encontré en unas páginas sueltas de un viejo libro miniado. Estaba escrito en vitela de pergamino, con letras de purpurina, y con mucha candidez y gracia. En la orla había hojas de acanto, racimos de uvas y angelitos que tocaban violines y guitarras de oro.
        Fra Primitivo era de los primeros franciscanos. Había conocido, siendo novicio, al Pobrecillo de Asís, y había besado sus huellas por los caminos de Toscana. También había bebido las palabras de leche y miel de fra Columbano y fra León, y había reído de las travesuras de fra Junípero, con esa risa de simplicidad que suena en el cielo a música de ángeles.
        Y cumpliendo el mandato del padre, fra Primitivo acostumbraba a salir a mendigar por el campo, y pasaba el día entero yendo por las granjas y huertas con una esportilla en la mano. Cuando le daban un mendrugo besaba la mano limosnera y alababa al Señor. Cuando recibía una repulsa hacía lo mismo, porque sabía la ciencia de la resignación.
        Por las tardes, cuando ya el sol se ponía detrás de las colinas llenas de olivos, fra Primitivo, cansado de la faena del día, solía volver al convento por un camino duro y penoso, por ser cuesta arriba. En un descanso, donde la cuesta formaba como una mesetilla, había un pozo de agua riquísima y fresca, rodeado de acacias y terebintos. Allí, fra Primitivo, que llegaba torturado por la sed, metía la mano y bebía agua en su palma, encogida en forma de copa, alabando, mientras tanto, al Señor por el regalo de tan limpia y bella criatura como es el agua.
        Pero un día en que traía la lengua más seca que nunca, pensó que sería grato al Señor si le ofreciese aquella sed que tanto le mortificaba. Aquel día, pues, metió la mano en el agua para sentir su frescura, y luego, apretando el paso, siguió hacia el convento sin probar una gota.
        Y Dios le premió. Porque al levantar fra Primitivo la cabeza al cielo, según tenía por costumbre, vio que sobre el azul obscuro del atardecer había aparecido un lucero claro y gracioso. Fra Primitivo, que era docto en la interpretación de los signos naturales, cosa que había aprendido por intuición de amor, comprendió en seguida que aquello no era visión corporal sino espiritual, y que significaba que el Señor había tomado en cuenta su mortificación y la había apuntado en su cuenta.
        Sonrió, pues, y, bendiciendo a Dios, siguió hacia el convento por la vereda orlada de rosales silvestres. Animado por aquella muestra del agrado del Señor, fra Primitivo hizo lo mismo el día siguiente, y al otro, y al otro. Pasaba, metía la mano en el agua y seguía sin beber. Y cada día veía aparecer en el cielo un lucero nuevo, con lo que comprendía que Dios llevaba la cuenta de sus merecimientos, y le preparaba con ellos una corona.
        Y así llegó un día en que, siendo ya viejo fra Primitivo, dispusieron los Superiores que le acompañase un novicio en su tarea de mendigar, a fin de que le imitase en todo, se aleccionase con su ejemplo y se fuese instruyendo en la ciencia de la humildad. Salió, pues fra Primitivo, acompañado del hermanito, y juntos anduvieron todo el día, recogiendo en la esportilla panes, tortas y legumbres.
        El día había sido de pleno estío y muy calmoso y despejado. El hermanito Sol quemaba de lo lindo, y los hábitos pardos pesaban como esas vestiduras de latón que idearon algunos para ponérselas en el Vaticano a las estatuas demasiado primaverales.
        Al atardecer iban, pues, los dos frailecitos por la vereda de los rosales hacia el convento. Andaban sudosos y jadeantes; pero, a pesar de todo, entretenían la marcha en dulces coloquios de cosas del espíritu.
Hijo mío—decía fra Primitivo-, alabemos al Señor en sus criaturas. El sol, la luz, el agua, son dádivas del amor, y con amor debemos gozarlas.
        Y luego, preparándole con la doctrina para el ejemplo que en la práctica pensaba darle poco después, añadía:
—La mortificación es el disfrute de las cosas por el amor. El agua, criatura del Señor, la gozan los sentidos bebiéndola. Pero el espíritu la goza dejándola de beber por amor. La mortificación es gran cosa en cuanto es testimonio de amor; sin él nada valdría, porque el amor es antes que ninguna otra cosa. Nuestro Padre Francisco fué grato a Dios disciplinándose, pero todavía más cuando llevó a fra Silvestre, que se estaba muriendo, un racimo de uvas moscateles que se le habían antojado, y aun, antes de dárselo, lo bendijo para que fueran más sabrosas y dulces.
        Diciendo esto, habían llegado al pozo de las acacias y los tamarindos. El calor era sofocante y pesado. A pesar de ello, fra Primitivo se dirigió al pozo para meter la mano y seguir sin beber, según  su costumbre. Pero cuando ya iba a hacerlo, miró al hermanito novicio. Venía jadeante de calor. Los ojos se le habían encendido mirando el agua fresca y limpia. Entre dientes había pronunciado una sola palabra.
jUn pozo!
        Luego había mirado a fra Primitivo, cuyo ejemplo tenía ordenado seguir en todo momento.    Entonces fra Primitivo sintió mucha compasión del hermanito novicio. Y lo que la sed no pudo ningún día, lo pudo aquel día la compasión; con mucha serenidad, como si fuese su costumbre cotidiana, metió la mano en el agua y bebió en la palma plácidamente.
        En seguida el novicio bebió con avidez. Mientras le oía sorber golosamente el agua pura en la palma de la mano, fra Primitivo levantó, como siempre, los ojos al cielo. y vio que sobre el azul obscuro de la tarde, en vez de uno, habían aparecido aquel día dos luceros...
 Escultura de Francisco de Asís, por Fernando Ortiz (Málaga, 1738). Madera policromada Museo Nacional de Escultura, Valladolid. Escultura barroca española. Escuela andaluza.
Publicado en la Revista Oro de Ley, de Valencia, España, Año XI, Número 274, de agosto de 1926, compartida por la Biblioteca Nacional de España, Hemeroteca Digital.
http://hemerotecadigital.bne.es/pdf.raw?query=parent%3A0004512234+type%3Apress%2Fpage&name=Oro+de+ley.+15-8-1926
Biografía de José María Pemán
José María Pemán y Pemartín (Cádiz, 8 de mayo de 1897 – ibídem, 19 de julio de 1981) fue un escritor español, que cultivó todos los géneros literarios, destacando como periodista, dramaturgo y poeta, además de notable orador. Adscrito ideológicamente al monarquismo tradicional, fue uno de los principales apologistas de la Dictadura de Primo de Rivera y un ídolo intelectual de las derechas durante los años de la Segunda República. Entre otros reconocimientos, recibió el de Caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro.
Fuente: Del sitio Wikipedia - José María Pemán.
https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Mar%C3%ADa_Pem%C3%A1n
La escultura de Francisco de Asís, del artista Fernando Ortiz, pertenece a la publicación del sitio Urgente 24, del sábado 16 de marzo del 2013, que narra las vicisitudes del "Pobrecito de Asís", Francisco, su trabajo incansable y su muerte en 1226.
https://www.urgente24.com/211923-francisco-de-asis-inspiracion-del-papa-argentino
Las fotos de Asis pertenecen al sitio Directorio Franciscano, Santuarios Franciscanos, y hay un texto muy interesante escrito por Fernando Uribe, O.F.M., Por los caminos de Francisco de Asís. Notas para el itinerario por los lugares franciscanos. Oñate (Guipúzcoa), Ed. Franciscana Aránzazu, 1990
http://www.franciscanos.org/santuarios/uribe1.htm
La imagen de portada pertenece al sitio del National Geographic, Asís: La basílica de San Francisco (siglo XIII) se alza en la colina del Infierno, bajo la cual se asienta Asís, considerada «capital espiritual» de Umbría.
http://www.nationalgeographic.com.es/viajes/grandes-reportajes/region-de-umbria-2_9582/1

El poeta

por Plácido Langlé 
Libre nací. Como el indócil viento 
crucé la tierra, peregrino errante, 
llevando en mi atrevido pensamiento 
el ideal de mi ambición gigante. 
Lancé á los aires mi fogoso acento, 
y abandonando mi regazo amante, 
dejé el país do se meció mi cuna, 
ávido de renombre y de fortuna. 

Sentí en mi mente el insaciable anhelo 
que el hondo afán de lo infinito inspira, 
y como el ave que remonta el vuelo 
á las regiones de la luz que admira, 
vagué á mi antojo de la tierra al cielo, 
pulsé febril mi arrebatada lira, 
y al ronco son del piélago bravío 
di rienda suelta al sentimiento mío. 

Yo canté de la mar en las riberas 
las gracias de las sílfidos y ondinas, 
al descubrir sus formas hechiceras, 
veladas por las ondas cristalinas; 
y en todas las fantásticas quimeras 
de las viejas edades peregrinas, 
hallé la inspiración de mis cantares, 
que me dieron las auras populares. 
Obra del artista plástico bieloruso Dimitry Kustanovich, quien reside actualmente en San Petesburgo, Rusia
Brotó después, al son del caramillo,
 la égloga dulce y el idilio tierno, 
de las zagalas el amor sencillo, 
de los pastores el afán interno; 
y cuando al grito del feroz caudillo 
surgió la lucha y su dolor eterno, 
se oyó cantar en la soberbia trompa 
la épica hazaña y la guerrera pompa. 

Yo describí del héroe valeroso 
la insigne acción y el fuerte poderío; 
del joven el arranque impetuoso; 
del noble anciano el temerario brío; 
la sien ceñí del paladín glorioso, 
blando en la paz, pero en la lid impío; 
y en la reñida justa y el torneo 
mi canto fui del vencedor trofeo.

Luego pulsé del trovador amante 
la delicada cítara sonora, 
y consagré mi cantiga anhelante 
á la beldad del corazón señora; 
y celebré su seno palpitante, 
de su faz la sonrisa seductora, 
el dulce néctar de sus labios rojos, 
y la alma luz de sus divinos ojos. 
Hermoso trabajo en flores de la fotógrafa belga Isabel Menin
Hoy... huyeron las náyades del lago, 
abandonó Neptuno su tridente, 
murió, del tiempo al implacable estrago, 
la ninfa bella de la mar durmiente; 
ni gime Eolo con el viento vago, 
ni ruge en él su cólera inclemente, 
y en su dorado trípode indecisa 
cayó la venerada Pitonisa. 

Ya no levanta sus soberbios muros 
el señorial castillo poderoso, 
con sus recintos lóbregos y oscuros, 
su levadizo puente y ancho foso. 
De la torpe ignorancia á los conjuros 
no responde el espíritu medroso: 
pasó la tradición con sus quimeras; 
brilla la luz del mundo en las esferas. 

Rompióse la cadena del esclavo, 
apareció la aurora del Derecho, 
del fanatismo derrumbóse al cabo 
el ídolo fatal, pedazos hecho; 
por la hermosa verdad, pujante y bravo 
latió del hombre el generoso pecho; 
y con santo fervor, jamás oculto, 
rindió á la patria cariñoso culto. 
Y canto las conquistas de la ciencia, 
de las artes los vividos fulgores, 
la augusta libertad de la conciencia, 
del trabajo los frutos bienhechores, 
de la pura moral la rica esencia, 
del progreso los bienes redentores, 
de la justicia el brillo soberano, 
y el vuelo audaz del pensamiento humano. 

¡Y siempre así! Que mientras gire el mundo 
sobre sus duros ejes de diamante, 
y el alma inquieta, con afán profundo  
sus alas tienda hacia la luz brillante, 
hé de aspirar al ideal fecundo 
en que hé cifrado mi ambición constante, 
y al entusiasmo que á mi mente inspira 
responderán las cuerdas de mi lira. 
 Facsímil del número 8 del Año XXIV, Diario La América de España, Fundador Eduardo Asquerino,
28 de abril de 1883
Publicado en el Diario La América de España, del día 28 de abril de 1883, fundado por Eduardo Asquerino, compartido por la Biblioteca Nacional de España, Hemeroteca Digital.
http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0002298002&page=9&search=radiofon%C3%ADa+argentina&lang=es
La imagen de portada corresponde al cuadro "Melodía" del artista italiano, luego devenido argentino, Vito Campanella.
Vito Campanella (Monopoli, Provincia de Bari, Italia, 17 de octubre de 1932 - Buenos Aires26 de diciembre de 2014) fue un pintor italiano, residente en Argentina. Su obra es predominantemente de estilo surrealista, siendo uno de los artistas más destacado de ese movimiento. Vito Campanella fue invitado de honor en ARTECLASICA Buenos Aires en 2005, y ese mismo año, el Senado Argentino galardonó sus logros culturales. Un año más tarde, Vito Campanella se convirtió en miembro vitalicio de la Unión de Cóndores de América.
En la Sociedad Argentina de Escritores (SADE Sede Central) junto al artista plástico Sr. Battistelli Mauricio dio una conferencia intitulada Arte y Medicina.
En 2006, la Casa de la Cultura de San Pablo (Brasil) organizó una retrospectiva importante y designó a Campanella miembro de la Academia Brasileña de Arte, Cultura e Historia. En 2007 recibió la Orden del Mérito de Comandante otorgado por la República Italiana y fue nominado Pintor del Año por la revista especializada de la Asociación Borges Proa.
En 2008, las obras de Campanella se exhibieron en galerías de arte de Estocolmo (Suecia) y San Pablo (Brasil). Después de más de 50 años dedicados a la pintura Vito Campanella es considerado un artista universal, llamado Maestro por el prestigioso diccionario Suizo de Arte “Art Leaders of the World."​
Falleció en la Ciudad Autónoma de Buenos AiresArgentina, el 26 de diciembre de 2014 y sus restos fueron cremados en el Cementerio Parque Iraola, en la localidad de HudsonProvincia de Buenos Aires.
Fuente: Del sitio Wikipedia - Vito Campanella. 
La obra de Dimitry Kustanovich se puede consultar en el sitio Por Amor Al Arte, en el apartado dedicado a este artista plástico bieloruso. De este sitio trajimos este video maravilloso: 

La hermosa imagen de flores pertenece al sitio O.Prirode.com, donde se publican las fotos de la fotógrafa belga Isabel Menin.
Красивые портреты цветов – 11 фото Hermosos retratos de flores - 11 fotos

La prosperidad de una República, los textos de nuestra nacionalidad

La Hemeroteca Digital de España nos ha proporcionado este interesante texto publicado el 28 de abril de 1883 en el Diario La América de Madrid. Allí se ve reflejada la visión de los españoles de nuestro avance como nación, y nuestra prosperidad en una tierra que tenía todo para dar. Leamos e informémonos sobre nuestra querida República Argentina y su situación por aquellos años:

         "En el desarrollo que allí llevan los acontecimientos, no está lejano el día en que la marcha, los adelantos y los progresos grandiosos que está  realizando la República Argentina, llamen tanto la atención como los de los Estados Unidos, y quizás con más razón, dadas las mayores dificultades que ha tenido que vencer aquella República de sangre española. Para hablar de ella y de su prosperidad creciente de día en día, basta ir citando hechos, cifras, datos, sucesos que se producen, prescindiendo ya de promesas que han de realizarse, puesto que todo se ha realizado y va realizándose de una manera asombrosa. Un escritor argentino, distinguido por su talento, á pesar de su temprana edad, el doctor Dámaso Centeno, dando cuenta del hermoso movimiento que en su patria se produce, escribe estos párrafos:

«El cuadro que se presenta á nuestra pupila investigadora no puede ser más halagüeño y satisfactorio para los hijos de este país. En grandes y pequeñas poblaciones, en las capitales y en los pueblos nuevos, por todas partes se nota el movimiento, la animación, la vida. El ciudadano, propios y extraños, todos se entregan al trabajo sin temores de ningún género, porque todos también están convencidos de que están cerradas para siempre las puertas á las revoluciones y confían en una paz duradera ó inquebrantable. Aún en Europa mismo donde existía una desconfianza que llamaremos secular hacia esta República, hoy se asombran de nuestros adelantos y progresos crecientes, y nos tributan los mayores elogios los diarios más importantes del Viejo Continente. De algún tiempo á esta parte venimos publicando traducciones de diarios europeos, que corroboran lo expuesto.
"Los dos caminos" de Juan Manuel Blanes, artista uruguayo 
Examinemos, á grandes rasgos, la situación actual de las principales provincias argentinas, y ese ligero examen nos dará los más satisfactorios resultados. Ahí está Buenos-Aires siempre activa, infatigable y progresista, á quien no han podido atrasar ni las guerras civiles de que ha sido teatro, ni los escandalosos desfalcos de que la hicieron víctima gobernadores sin conciencia. Sus extensas zonas de tierra ayer abandonadas, son á la fecha cultivadas por el inmigrante de todos los países, que afluye á sus hospitalarias playas, en busca de trabajo bienestar y aún fortuna. Pueblos insignificantes no hace tres años son hoy grandes centros de población y verdaderos emporios de comercio.

Mercedes, Chascomús, Chivilcoy, Dolores, etc , lo atestiguan. Las autoridades, los mandones de sable que ayer perseguían por gusto, al infeliz hijo de nuestra campaña—no existen ahora—y las que hoy están al frente de los intereses de esos pueblos, llaman al gaucho á participar de los beneficios de la civilización y de la industria. La red de ferrocarriles y telégrafos cruza á la provincia de Buenos-Aires en todas direcciones, y la comunicación es así fácil é instantánea. No pasará mucho tiempo y la capital de Buenos-Aíres La Plata, ostentará soberbios edificios, un comercio que ya empieza, y será competidora leal de la gran capital de la República, ciudad la más rica de ésta, cedida generosamente por la provincia que nos ocupa, en obsequio á los intereses comunales. De Santa Fé nos hemos ocupado extensamente en varias oportunidades, y hemos hecho palpar cómo hoy se lleva la palma entre sus hermanas, por sus numerosas y ricas colonias y por el desarrollo que ha impreso á la industria ganadera y principalmente á la agricultura. La feraz campaña de Entre Rios y aun sus mismas ciudades, se encontraban casi en un estado primitivo, gracias al caudillaje que la avasallara y que constantemente tenía en movimiento las tropas de la nación y en expectativa á sus hijos. Empero, las sangrientas revoluciones jordanistas aleccionaron á EntreRios, que comprendió que esas luchas la esterilizaban y mataban. Empezó su regeneración. Se formaron colonias, se labraron sus campos, y todos á porfía se entregaron al trabajo. A sus importantes puertos de Gualeguaychú, Uruguay, Concordia, etc., empezaron á afluir buques de todas las banderas, los saladeros faenaron en gran escala, y una agitación comercial asombrosa se desenvolvió por toda la provincia. En Tucumán la industria azucarera es grandísima, lo mismo que la del café y otras muchas. Santiago del Estero, hasta no há mucho estacionaria, sigue las huellas de Tucumán. Córdoba no desperdicia ningún progreso, sea material o intelectual.
De la serie "Los Gauchitos" de Juan Manuel Blanes
Y así todas las provincias adelantan á medida de sus fuerzas, mal empleadas antes por sus propios hijos ó gastadas por las convulsiones intestinas. La Pampa, Patagonia, Misiones y el Chaco, dominios ayer del salvaje, fundan colonias y son albergue seguro y hospitalario para el hombre civilizado. Con razón dice un escritor, hablando de esas comarcas argentinas: (Así, pues, toda la fimbria del manto nacional se cubre en sus bordes con los dones riquísimos de la industria, ostentando prados cubiertos de ganados, comarcas sembradas de maíz, de café, de caña, de trigo, mientras que al centro los ferro-carriles van extendiendo sus brazos hacia las fronteras, para llevar luego, muy luego, a Chile, á Bolivia, y si acaso al Brasil, saltando el Uruguay, una gran parte de nuestra propia industria, y mucho de lo que nos viene de Europa y que no puede llegar hasta el corazón de Bolivia o las fronteras occidentales del imperio vecino y amigo.

Todo este movimiento se acentúa por la llegada de 50.000 inmigrantes que durante el año 1882 han ingresado en el país, incorporándose a la población argentina con su capital y con su fuerza productriz. De este modo, y contando con que en 1883 tendremos doble número de extranjeros, que llegan á nuestras playas atraídos por los horizontes que se dilatan en magníficas perspectivas, no debemos temer que la vigorosa iniciativa del Gobierno nacional, tan sabiamente impulsada, decline de su altivo vuelo y rápido desenvolvimiento.

¿Qué podremos agregar a la elocuencia de esas palabras? Bien se ve, pues, que no hemos exagerado al describir el estado de prosperidad de la República Argentina, y que sobrada razón ha tenido la Europa al juzgarnos de la manera favorable y entusiasta con que hoy lo hace.»
"Escena campestre" de Juan Manuel Blanes 
        ¡Sí! tiene razón el escritor argentino; y en cuanto á nosotros, españoles, sentimos verdadero orgullo al pensar que hombres de nuestra raza están realizando esa suma de progresos y adelantos en nombre de la libertad, y bajo el auspicio de gobiernos regularmente establecidos, y tanto más fuertes cuanto que ellos nacen de manifestaciones espontáneas de la opinión pública, en ella se apoyan, de ellas viven y con ellas gobiernan. En cualquiera de los diarios que llegan de Buenos-Aires, y que tomamos al acaso, encontramos un dato de la riqueza del país ó de un progreso realizado.

¿Saben los lectores de LA AMÉRICA, por ejemplo, cuál es la riqueza ganadera de la República? Se los diremos por provincias:

                                                                 Vacas.                                   Ovejas.
Jujuy                                                         21.000                                  15.800
Misiones                                                   38.000                                  26.000
Corrientes                                            1.020.000                             1.250.000
Entre Ríos                                            2.060.000                             4.500.000
S. del E                                                    250.000                                260.000
Tucuman                                                  270.000                                150.000
Catamarca                                                162.500                                 79.500
Rioja                                                          98.000                                  60.000
San Luís                                                   139.600                               100.000
San Juan                                                     65.500                                 64.000
Mendoza                                                   135.500                               104.000
Santa-Fé                                                 2.200.000                            5.700.000
Córdoba                                                 1.750.000                            2.500.000
Salta                                                          320.000                               380.000
Total                                                       8.530.100                          15.189.300

        Si á estos totales agregamos los que corresponden á la provincia de Buenos-Aires, resulta que la República Argentina posee 16.214.000 vacas y 93 589 000 ovejas, según las estadísticas formadas . Dada la imperfección con que todavía se levantan estas estadísticas, puesto que la Inglaterra ha necesitado medio siglo para conseguir la exactitud en las suyas, fácil es comprender que la riqueza ganadera de la República Argentina, es mucho mayor que la indicada por esas cifras. ¿Pero se quiere más? ¿Se quieren otras cifras que en otro sentido pongan de manifiesto los progresos de aquel país, que así avanza, se desarrolla y adelanta?

        Oigamos lo que dice un diario francés: «La circulación postal aumentó considerablemente en 1881, comparada con la del precedente año. » Este crecimiento ha resultado principalmente en las relaciones postales con Europa, lo que demuestra los grandes progresos que hace cada día en aquel país el comercio internacional. Así, mientras que en 1880 la correspondencia con Europa y las otras naciones se elevaba á 2.390.000 cartas se elevó en 1881 á 3.570.000, ó sea un aumento de 180.000 cartas. Las comunicaciones interprovinciales presentan un aumento igual, y prueba que el comercio exterior encuentra favorable acogida en el interior de las provincias.
Facsímil del Diario La América, del 28 de abril de 1883, año XXIV, número 8, que guarda la
Biblioteca Nacional de España, Hemeroteca Digital 
        En 1880,las oficinas de correos vieron circular 8.716.000 cartas, mientras que en 1881 esta cifra se eleva á 12.285.000 es decir, en 1881 hay un excedente de 4.600.000 cartas sobre la correspondencia general. Estos resultados son de la más alta importancia para el que sigue de cerca los movimientos de progreso de aquel país. Cuando el movimiento postal de un país se ha duplicado, se puede afirmar, sin temor de caer en error, que el desenvolvimiento de ese país ha progresado en la misma proporción. Las comunicaciones telegráficas arrojan á favor del año 1881 un excedente de 125.000 telegramas sobre los totales de 1880: 7.087 kilómetros de líneas telegráficas, pertenecientes á la nación, cruzan el territorio de la República- la provincia de Buenos-Aires tiene 1.900 kilómetros de su propiedad, y 2.530 kilómetros son de propiedad particular lo que dá un total de 11.487 kilómetros.  En esa cifra van incluidas las nuevas líneas que se extienden á lo largo del Rio Negro hasta el Paso de los Indios, sobre el Rio Agrio, y el cable, así como la línea terrestre ligan la isla Martin García con la Capital»

        ¿Qué dicen estos progresos, este pasmoso desenvolvimiento de elementos que constituyen la prosperidad de una nación? Lo que no hace muchas noches decía el señor Varela en su magnífico y levantado discurso pronunciado en la velada dada por la redacción de nuestro estimable colega Los Dos Mundos- “que si un día las repúblicas americanas pudieron dar derecho á la vieja Europa á que se creyese que la república era incompatible con el orden con la paz, la libertad, la civilización y el progreso, hoy, en presencia de las conquistas realizadas por la República Argentina, Venezuela y otras los republicanos del Nuevo Mundo tenían derecho á que los monárquicos del viejo reconociesen y confesasen que, á la sombra de la bandera republicana, se pueden realizar también los grandes progresos y alcanzar las grandes libertades á que la humanidad aspira »

        Y tal es la verdad, confirmada por la prosperidad de la República Argentina, á la que saludamos una vez más en estos días de grandeza nacional, que le sonríen como augurio feliz del hermoso porvenir que la Providencia le reserva".
P. NAVARRETE.
Fuente: Del sitio Biblioteca Nacional de España, Hemeroteca Digital.
http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0002298002&page=9&search=radiofon%C3%ADa+argentina&lang=es
La obra pictórica pertenece a Juan Manuel Blanes, (1830-1901),"el pintor de la patria", refiriéndose a la República Oriental del Uruguay, tierra donde nació.
La imagen de portada, "La Taba",  pertenece a su obra pictórica, y la compartimos del sitio del Museo que lleva su nombre, en la República Oriental del Uruguay
Del sitio Museo Juan Manuel Blanes, de la República O. del Uruguay.
http://blanes.montevideo.gub.uy/coleccion/juan-manuel-blanes