"Super Size Me" y la comida chatarra que mata y enferma

Una película de visión obligatoria en las escuelas y en todos los ámbitos donde se debe discutir el problema de la alimentación. "Super Size Me", una película muy económica que dio resultados buenísimos e hizo temblar las políticas alimentarias en las escuelas de  los Estados Unidos. Sin embargo, el consumo de este tipo de comida no ha descendido, y la obesidad aumenta... 
        Este documental,   nominado para un Premio de la Academia de la categoría del Mejor Documental Largo, fue filmado en el año 2004. Su director y protagonista, Morgan Spurlock, ha decidido demostrar que la famosa “comida chatarra” es la causa de la epidemia de obesidad en todo el territorio de los Estados Unidos, y se ha extendido a todo el mundo. Para ello, se compromete a consumir durante 30 días, tres veces al día, comida adquirida en locales de la empresa de comidas rápidas Mc Donalds, y registrar en forma científica todos los cambios que observa en su organismo. 
        Al fin de los penosos 30 días, ha aumentado muchos kilos, su cuerpo casi no se mueve, su hígado está destruido, su colesterol ha aumentado en forma alarmante, su ácido úrico se disparó peligrosamente, y su estado mental es de confusión, ira y necesidad de comer cada vez más cantidad de “comida chatarra”. La película, que dura una hora y cuarenta minutos, nos explica la situación general de la obesidad en los Estados Unidos, y las alarmantes proyecciones en materia de salud pública, en cuanto a enfermedades, discapacidades, muerte y costos para el Estado y las empresas médicas.
        Mientras tanto, las grandes corporaciones como Mac Donalds, Burguer King, Coca Cola, Pepsi y otras han registrado un aumento sideral de sus ganancias, a la vez que siguen invirtiendo en más y más publicidad para captar la voluntad de la gente, especialmente  en los más pequeños, en una especie de “adicción implantada por recuerdos” digna de los mejores experimentos del nazismo.
China está cambiando de hábitos y ya padece obesidad 
        El éxito de este documental, cuya experiencia fue realizada durante el mes de febrero de 2003, fue descomunal. Con una inversión que para Hollywood podría considerarse “ínfima”, ya que sólo demando U$S 65.000, recaudó más de U$S  20.000.000 y obligó a Mac Donalds a abrir el espectro de su ofrecimiento de alimentos a nuevas ensaladas (algunas de las cuales son más grasosas que el mismo “Big Mac”), potes de yogurt más pequeños, y finalmente, a eliminar el tamaño “Super Size” en su producción. También hizo reflexionar al Estado sobre la comida que se adquiría para alimentar a los niños de las escuelas, basada en carbohidratos, azúcares y gaseosas. Sin embargo, la avalancha de consumo de “comida barata” no se detuvo. 
Para realizar el experimento, Spurlock se obligó a respetar las siguientes condiciones: 
Debe plenamente comer en McDonald's tres comidas por día.
Deberá acabarse todo lo que contenga cada menú.
Se debe ingerir sólo los temas en el menú. Esto incluye el agua embotellada. Está prohibido para él consumir todo lo que no figure en el menú. 
Él debe elegir el tamaño «super size» de su comida cuando, y sólo cuando, se le ofrece.
Se tratará de caminar lo promedio que se camina en Estados Unidos, sobre la cifra de 5.000 pasos al          día,3 pero esto no era firme, ya que él caminó relativamente más, en comparación de lo que se camina          en Nueva York, que en Houston.
       (información proporcionada por el sitio de Wikipedia de la película). 
La película
        La película comienza con la imagen de los niños cantando a Pizza Hut y a Mac Donalds, mientras una placa nos recuerda las palabras del fundador de esta última empresa, y que al parecer se han perdido en algún lugar del camino:
        “Cuida del cliente y el negocio se cuidará de sí mismo” Ray Kroc, fundador de Mac Donalds. 
        Explica que en América “todo es más grande, incluso su gente”. Se refiere a los 100 millones de norteamericanos que tienen sobrepeso, y que constituye el 60% de los americanos adultos.
Desde 1980 a la fecha, el número de los obesos se ha duplicado, lo que incluye la duplicación de la cantidad de niños obesos, mientras que el número de adolescentes se ha triplicado, lo que transformó a los EEUU en el estado con más cantidad de gordos de toda América. Dentro de los EEUU, Mississippi es el estado con mayor cantidad de obesos (1 de cada 4 personas es obesa). Virginia, donde Spurlock nació, es el tercero. 
La obesidad como causa de muerte evitable tiene como competidor sólo al tabaco en el total de las muertes a nivel mundial. Produce 400.000 muertes por año por enfermedades relacionadas con el exceso de peso. 
Epidemia de Obesidad en México 
En el año 2002, un grupo de obesos decidió iniciar una demanda contra las empresas que producen “fast food”. Se presentó en New York, por primera vez, un caso en el que dos niñas demandaban a la compañía Mac Donalds por su comida, a la que acusaban de ser la causante de su obesidad. Una de las niñas tenía 14 años, media 1.36 y ya pesaba 77 kilos, mientras que la otra tenía 19 años, medía 1.73 y había alcanzando la alarmante cifra de 122 kilos. 
La demanda no prosperó. El juez se vio obligado a desestimar el caso ya que “no podía demostrarse en forma científica que la comida de esta empresa provocaba el aumento de peso y el deterioro de la salud”. El tema de los males de la “comida rápida” salió a la luz, pero los americanos, 1 de cada 4, no dejaron de visitar los locales todos los días del año, mañana, tarde y noche. El hambre de comida rápida se extendió a todo el mundo.
MacDonalds tiene 30.000 locales en 100 países en  6 continentes, y le da de comer todos los días a 46 millones de personas en el mundo, EN UN SOLO DÍA. Esta cifra supera la cantidad de ciudadanos de la República Argentina. En los EEUU, Mac Donalds acapara el 43% del mercado de comida rápida, y se puede encontrar locales en todos lados, desde los aeropuertos, las gasolineras, los cines, shoppings, estaciones de servicio, de tren, incluso en hospitales. 
Los abogados de la empresa alegan que las demandas son frívolas y banales, es decir, no tienen sustento, y que los riesgos de esta comida son bien conocidos por todos. A su vez, insisten en que las jóvenes no pueden demostrar que sus problemas de salud y de peso “se deben sólo a las Mcdietas”. 
Los jueces, por su parte, insisten en que si los abogados denunciantes pudieran demostrar que MacDonalds pretende que la gente consuma sus productos todos los días en todas sus comidas y que hacerlo supondría un peligro, la demanda tendría posibilidad de prosperar. El documental “Super Size Me”, que fue traducido como “Engórdame” para los países de América Latina, se pregunta: ¿son las empresas las únicas culpables? ¿Dónde termina la responsabilidad personal y comienza la empresaria? ¿Realmente es tan perjudicial la comida rápida?. De allí que Spurlock dice: “Estoy preparado. Engórdenme”. 
La experiencia
Justamente para realizar la demostración científica que piden los jueces del caso, Morgan Spurlock, director y protagonista de este film, decide tomar un compromiso difícil: comer durante 30 días seguidos, tres veces por día, sólo comida que pueda conseguirse en locales de Mac Donalds, en distintos estados de Norteamérica. Nunca pensó que algo que “todos quisieran hacer” le resultaría tan difícil, y ocasionara tanta angustia en aquellos que lo rodean, su madre, su novia y los médicos que lo atienden. 
Para certificar sus avances y así presentar los resultados ante los abogados que llevan el caso, busca supervisión médica de tres profesionales: un cardiólogo, un endocrino y un médico de medicina general. Es sometido a una batería de análisis, test de salud y comprobaciones de todo tipo, desde reflejos hasta valores en sangre, especialmente colesterol y glucosa.
Cuando se presenta, sus análisis y resultados son inmejorables. Su colesterol tiene valores envidiables: 168 miligramos. Sus análisis de hierro, nivel de azúcar, son perfectos. Los médicos insisten en que seguramente aumentará su colesterol, y le avisan que si hay una patología previa en el corazón, lo estará poniendo en peligro. Sin embargo, no creen que el poder destructivo de esta comida rápida sean tan letal  en sólo un mes de experiencia.
También fue a ver un dietista, que le  indicó que el consumo promedio que debía realizarse es de 2.500 calorías por día, de las cuales la cantidad de grasa corresponde a 80 gramos, y de las grasas saturadas, sólo 25 gramos por día. Hasta aquí, lo necesario y saludable.
Spurlock sometiéndose a todo tipo de análisis certificados por médicos
Su entrenador personal lo pesa y registra el “peso oficial” de 84.200 kilos. Revisan su sistema cardiológico y respiratorio, su flexibilidad y sus pliegues corporales, donde encuentran un 20% de grasa corporal, poca para el nivel actual del norteamericano medio. Spurlock está en excelente condición física. Pero como el 60% de los americanos no realizan ningún tipo de actividad física, él tampoco la hará.
En Manhattan, su punto de partida, encuentra el primer local de Mac Donalds. La isla tiene 58 kilómetros cuadrados, y allí está la mayor concentración de locales del mundo: 83, o sea 2 por kilómetro cuadrado. Spurlock busca en sus alrededores testimonios de los pasantes, mientras que su novia, que es vegana, decide apoyarlo pero considera que será una experiencia muy difícil. 
Spurlock debe comer sólo comida de Mac Donalds, tres veces por día sin saltearse ninguna comida. Si le ofrecen el tamaño “Super Size” debe consumirlo, y a la vez debe comer de todos los productos de la lista a lo largo de un mes. Mientras tanto, es asesorado por John Banzhaff, quien había encabezado la embestida contra las tabacaleras en su momento, y había ganado, a pesar de que la comunidad entera lo tildaban de “loco”. Con su triunfo, se propuso demandar también a las empresas de comidas rápidas, asesorando a los abogados que llevan el caso de las dos niñas. 
        Cree que Mac Donalds intenta atraer a los niños mediante su zona de juegos, ya que no hay juegos ni plazas en muchos lugares. De esta manera logran que los niños asocien la imagen del payaso de los cabellos rojos a los recuerdos placenteros de los momentos vividos con los padres, lo que se localiza en algún área de su mente y luego los seguirá arrastrando hacia estos locales ya de grandes, creando la adicción necesaria con un sistema que se parece en mucho a los experimentos realizados por en la Alemania Nazi. “Seducen a los niños y a todos nos preocupan los niños” dice Banzhaff. 
        Una nutricionista entrevistada muestra la cantidad de carne que el mismo Gobierno de EEUU propone como “aceptable”, y que tiene el tamaño de una caja de cartas, es decir, de 80 gramos. Pero la porción de Mac Donalds es 4 ó 5 veces más grande, mientras que las porciones de pan incluyen la misma proporción de porciones, 4 ó 5. Los tamaños de las papas van cambiando: el original tenía 200 calorías, el actual es de 600. 
        En cuando al vaso de gaseosa, el original consistía en un vaso de 200 a 250 miligramos, y que ahora, que aumentaron las porciones, son consideradas “mini” y “pequeño”. El “normal” es de 2 litros, es decir, de 48 cucharaditas de azúcar y 600 calorías. Es más, los autos ya vienen con posavasos para este “pequeño monstruo gaseoso” que es el Super Size. 
Dolores y todos los males 
El dolor de estómago no se hace esperar, el sudor, los espasmos en los brazos por exceso de azúcar. Spurlock no puede conducir, y a los 22 minutos de comer una hamburguesa “Super Size” vomita todo lo que ingirió. La experiencia, que en principio parece envidiable, se transforma en una pesadilla. 
Los males recién comienzan.  Se sabe que la obesidad produce hipertensión, enfermedades coronarias, embolias, enfermedades de la vesícula, osteoartritis, apnea del sueño, problemas respiratorios, cánceres de endometrio, mama, próstata, colon, entre otros. También produce resistencia a la insulina, asma, dislipidemia, hepatitis, anomalías de las funciones reproductivas, ovario poliquístico, disminución de la fertilidad y diabetes en adultos. 
De continuar la tendencia actual, 1 de cada 10 niños que nacieron en el año 2000 desarrollarán diabetes en su vida, y hoy 1 de cada 20 personas tiene diabetes Tipo II en Norteamérica.  A su vez, se pierden entre 17 y 27 años de esperanza de vida con la diabetes que empieza a manifestarse antes de los 15 años. Los costos frente a esta enfermedad se han duplicado, y ya en los niños se ven cicatrices en el hígado que no son normales, marcas de cirrosis hepática que los llevarán de adultos al transplante hepático o a la muerte. 
El día 5 del experimento Spurlock ya pesa 88 kilos. El día 7 siente una tremenda opresión en el pecho. El día 11 se siente deprimido sin razón, come y al rato tiene hambre y quiere comer más. Y aún falta mucho para terminar el experimento. 
Súper Hamburguesa de las 4.800 calorías 
Los especialistas sostienen que un niño americano ve 10.000 anuncios promedio sobre comidas rápidas por año. Por el contrario, un padre que come todas las comidas del año con su hijo, lo cual transmite un mensaje nutricional muy potente, envía sólo 1.000 mensajes en un año. “No es una lucha justa”, sostienen los especialistas. 
Tampoco es justa la cifra invertida en publicidad. En el año 2001, Mac Donalds ha invertido U$S 1.400 millones en un año, en propaganda en todo el mundo. Pepsi un poco menos: U$S 1.000 millones. El programa de frutas y verduras no compite con estos valores: sólo invirtió U$S 2 millones. 
Los “informes nutricionales” de los que habla la empresa no existen, y tampoco hay “comida sana” en los restaurantes, o es muy cara. No se le da información a la gente, con lo que no pueden decidir. En las escuelas la situación no es mejor: se sirven alimentos que llegan a las 1.000 calorías en una sola comida.       Pero no es una cuestión de dinero, sino de salud. Lamentablemente las compañías no lo quieren aceptar, y se niegan a cambiar. Tampoco en las escuelas se hace Educación Física. No se piensa en las tres condiciones básicas del crecimiento y la vida sana: “educación física, nutrición y salud”.
Angustia vegana 
Luego de consumir más del 200% de sus necesidades en calorías, Spurlock aumentó 8 kilos en 12 días. Su novia insiste en que se transforme en vegano, ya que es “injusto, inmoral y dañino” el consumo de carne. “Me resulta muy angustioso pasar por todo esto” dice su novia. 
El día 18 aumenta el dolor de cabeza. “El cuerpo me odia, sin duda” dice Spurlock, quien está consumiendo la mitad de las vitaminas que necesita, según los médicos. Su colesterol aumentó a 225 en tan pocos días. Su hígado está inflamando y enfermo, dicen los médicos que es “un hígado graso”. Él se siente fatigado, abatido y enfermo, y todos le recomiendan abandonar la experiencia.
De los 100 nutricionistas consultados, sólo 2 recomendaron asistir a Mac Donalds dos veces por semana.Sin embargo, 95 de ellos aseguraron que el consumo de “fast food” era el causante de la obesidad. Y se gastan más de U$S 30.000 millones de dólares en alimentos “diet” y en dietas que no dan resultado, e incluso se recurre al “by pass gástrico” para reducir el estómago y terminar con el aumento desmedido de peso. 
El día 21, Spurlock tiene dificultades para respirar y tiene palpitaciones, lo que ocasiona la angustia de sus allegados. Nadie, ni siquiera los médicos, pensaron que era tan peligroso el experimento. Los médicos insisten en que deje la experiencia, pero él quiere llegar al final. Sostiene que “cuando termine este mes, habré comido Mac Donalds como los nutricionistas recomiendan comer a lo largo de 8 años”
El día 29 ya no puede subir las escaleras, y el día 30 su novia prepara una dieta desintoxicante vegana para ayudarlo a curarse. Llegó a los 95.250 kilos de peso, y su salud física y mental está al borde de la extenuación. 
Su colesterol aumentó 65 puntos, aumentó 11 kilos en 30 días, su grasa corporal subió de 11% al 18%. Duplicó el riesgo de enfermedad cardíaca, sus dolores de cabeza aumentaron, lo mismo que su ira y su sensación de falta de saciedad. Su vida sexual no existe, está deprimido y agotado. Tiene inflamación y un peligroso endurecimiento del hígado. 
Fin de la experiencia 
Más de un año y medio le llevó a Morgan Spurlock recuperarse de esta pesadilla. Por su parte, Mac Donalds sumó las ensaladas a su menú, aunque algunas de ellas son más grasosas que el Big Mac. Spurlock consumió 14 kilos de azúcar en 30 días.
La conclusión es que la gente no le importa a las grandes empresas, sólo la voluntad y satisfacción de los accionistas. No importa si los humanos terminan en el hospital o el cementerio.
El Estado tampoco colaboró demasiado. En 2004 declaró “ilegales” las demandas contra las empresas alimentarias, aunque Mac Donalds anunció, a seis semanas del estreno de la película, que eliminaba el tamaño “Super Size”. 
Sin embargo, el problema no terminó.
Alimentación saludable
Poco tiene que ver esta forma de comer con lo que consideramos “alimentación saludable”, y que se puede ver en la famosa lista de alimentos necesarios: muchos cereales, verduras y frutas, menos cantidad de lácteos, carnes y huevos, y pocos azúcares refinados y harinas blancas. Sólo ocasionalmente dulces. Los vegetarianos deberán buscar recetas e instrucciones para tener todas las vitaminas y minerales; los veganos, que no comen productos de origen animal, también deben buscar información en páginas especializadas. 
A su vez, la necesidad de ejercicio físico no puede descuidarse. El cuerpo sedentario se deteriora rápidamente, y la osteoporosis no se hará esperar. 
Por eso, sólo una alimentación saludable, que deje de lado la “comida chatarra” o recurra a ella sólo en caso muy excepcional, puede ayudar a la saludo de los seres humanos. Las ganancias de las empresas no deben ser apoyadas por la gente, muy por el contrario. El pedido de los ciudadanos debe estar centrado en presionar al Estado para que obligue a las escuelas a realizar los cambios necesarios, y a la vez dé clases de Educación Física que hoy no tienen prácticamente lugar en los establecimientos educativos.
Los consumidores deben alimentarse en forma responsable y cuidarse a sí mismos, sin dejarse llevar por publicidades ni “cantos de sirena”, ya que las grandes corporaciones no piensan por la gente, y sí por sus ganancias. Al entenderlo, entendemos el funcionamiento de un mundo que promueve la enfermedad y la adicción y deja al Estado la responsabilidad de curar lo que el afán de ganancias ha enfermado. 
De nosotros depende. 
Cuadro de alimentación saludable que incluye productos de origen animal
Cuadro de alimentación saludable vegana
Se puede ver en forma GRATUITA la película “Super Size Me” en youtube, en este enlace:
https://www.youtube.com/watch?v=qUjVEjAzoOM (primera parte, en castellano) 
El poder de comer sano 
IMPRESCINDIBLE VER ESTE DOCUMENTAL DEL CANAL ENCUENTRO.
"Como, luego existo" es un documental que se emite por la señal de cable del Canal Encuentro de la República Argentina, muy interesante para descargar y llevar a las escuelas. Es muy explicativo y hace mucho hincapié en la actividad física. Importantísimo para el aula. 
Información del sitio del Canal Encuentro:  
Sinopsis: ¿Qué alimentos son imprescindibles en toda dieta? ¿Cómo se aprovechan los nutrientes de aquello que cocinamos? ¿Qué recetas podemos incorporar al menú? Una guía para sacar el mayor beneficio de aquello que comemos, teniendo en cuenta las posibilidades que nos ofrece la región en la que vivimos y entendiendo que nuestra alimentación es un factor determinante de nuestra salud y de nuestro desarrollo físico y mental.
Temas relacionados a este documental que pueden encontrarse en este sitio: 
Obesidad - Seguridad alimentaria - Etiquetado de alimentos - Grasas - Calcio e Hierro - Alimentación saludable - Frutas y verduras - Consumo de sal - Derecho a la alimentación y a estar nutridos - Comensalidad ¿Comer solos o acompañados? - Nutrición infantil - Cereales y legumbres - Alimentación y pobreza.
Género: Documental
Para ver y descargar en forma gratuita: 

Foto de presentación de película  “Super Size Me” – Del sitio Wikipedia.
Foto de niño obeso que pide “Super Size Me” – Del sitio Bongo News.
Foto de Morgan Spurlock, director y protagonista de “Super Size Me” – Del sitio IGN
Foto de Morgan Spurlock sometiéndose  a controles – Del sitio Eu, Cinema.
Foto de Morgan Spurlock buscando testimonios – Del sitio Cine 5 X.
Foto de Súper Hamburguesa - Del sitio Desmotivaciones
Foto de Súper Hamburguesa de 4.800 calorías - Del sitio Pichicola.com.
Foto de epidemia de hiperobesidad en México - Del sitio Azteca Noticias. 
Foto de hamburguesa de la nota Obesidad y Educación - Del sitio Gastronomía & Cía. 
Foto de alimentos saludables - Del sitio Descubre el Poder de Comer Sano.

¡Compártelo!

2 comentarios:

  1. Es terrible lo que muchos consumen hoy, este tipo de comidas chatarras, son el fin del buen comer y el fin de la buena salud, miles de chicos son llevados por sus padres a comer, la cuestión es comer rápido y sin elaboración,. pareciera que quien se toma el trabajo de elegir los alimentos, cocinarlos es alguien que esta obsoleto, es muy triste ver niños no solo gordos sino enfermos, cada vez más jóvenes son víctimas de ACV, colesterol, problemas cardíacos y transtornos hepáticos y otras causales por la ingesta de alimentos no solo vacíos en calidad sino venenos envueltos en atractivos envases con juguetes que atrapan la atención especialmente de los más chicos, pero lo más triste y penoso es ver a los padres llevándolos como si los llevaran a un parque de diversiones o les fueran a comprar algo especial, y lo único que están comprando es la enfermedad y en algunos casos el anticipo de la muerte. Interesante, especial para que este artículo sea puesto en las carteleras escolares.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario tan interesante! Y sí, ya no se ven cuerpos fibrosos, sólo cuerpos blandos y redondeados, con gran cantidad de azúcar en sangre. No hasta hace mucho los chicos comían en su hogar. Ahora hay chicos que comen todos los días en Mac Donalds, y los resultados están a la vista. Esta película debería exhibirse en todas las escuelas, como tema obligatorio. Así lo creo yo! Gracias!

    ResponderEliminar