Qué son y para qué se usan los mandalas

Por Eliana Márquez - 14 de junio de 2015, 
  del sitio “Mánticas.com, Horóscopo, Predicciones, Astrología y Tarot”            
        Mandala es una palabra que proviene del sánscrito y significa Cïrculo Sagrado o Rueda. Son representaciones simbólicas, espirituales y rituales, desde ese punto de vista es un símbolo de sanación, unión e integración de la totalidad.
        Son figuras muy utilizadas en religiones como el budismo y el hinduismo. Consiste básicamente en una forma circular con formas concéntricas geométricas organizadas en  diversos niveles visuales. Las formas más utilizadas son círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos, creadas en forma bidimensional o tridimensional. En Oriente existen varios templos construidos en forma de mandalas.
        También representan  el equilibrio energético y la purificación  transformadora. Por un lado el círculo es una forma perfecta que está contenida en toda la creación: sol, luna, planetas, plantas y hasta en nuestras propias células. En los mandalas el círculo conforma la flor de la vida,  que es el código o matriz holográfica que el universo creó para manifestar todo lo que existe.
        Aunque su origen es la India, este conocimiento ancestral se encuentra también en América o Australia. El psicólogo suizo Carl Jung lo utilizaba en sus terapias y elaboraba sus conocimientos sobre la mente humana. Para él el centro del mandala figura al sí mismo, que el sujeto trata de perfeccionar en el proceso de individuación.
        Se ha comprobado que cuando una persona interactúa con un mandala conecta su mente con su espíritu, tanto el consciente como el inconsciente e incluso el inconsciente colectivo se unifican. Al pintar o dibujar un mandala, se comienzan a abrir puertas hacia la sabiduría interior y se experimenta una sensación de calma y equilibrio.
        El círculo inscripto dentro de una forma cuadrangular representa el centro del universo, un espacio sagrado.Los iantra hindúes son lineales, mientras que los mandalas budistas son más figurativos. Las partes o regiones internas del círculo-mandala se trazan a partir de los ejes cardinales.
        Las figuras mandálicas tienen un origen universal ya que se reproducen en mayor o menor medida en todas las culturas del mundo. Esto se atribuye a que las figuras concéntricas representan la idea de perfección, equidistancia respecto a un centro. Por otro lado el perímetro del centro representaría el eterno retorno de los ciclos de la naturaleza.
        Los mandalas pueden variar en colores y diseño pero básicamente se conforman por un centro y los cuatro puntos cardinales. Psicológicamente, los mandalas representan la totalidad de nuestra psique, de nuestro ser y cada persona responde  a ellos instintivamente, más allá de su edad, género,  raza o cultura.
        Los mandalas son útiles para la concentración y activación de la energía positiva, energización de lugares, meditación profunda para elevar el nivel de conciencia y expandir la capacidad de la mente y la memoria
        Dentro de una casa mejora la captación de energía y crea un ambiente de armonía y balance, también nos sirve para transmutar la energía negativa en positiva.
        En el negocio atraerá la abundancia y prosperidad.
        Para la salud, nos protegerá de las energías negativas del entorno.
        Los mándalas pueden colaborar en el equilibrio de los chakras, en ese caso habrá que elegir el color adecuado dependiendo de la cualidad que se quiere trabajar.  El mandala enviará impulsos a la mente interna llegando a los receptores del cerebro en donde se procesará y se obtendrá una reacción.
        Nos ayuda a relajarnos y a encontrar la paz en medio de las dificultades y eso, en medio de un mundo tan complejo y conflictivo, es bastante.
Mánticas.com | Horóscopos, Predicciones, Astrología y Tarot
http://www.manticas.com/articulo-recomendado/que-son-y-para-que-se-usan-los-mandalas/
Mandalas del sitio Mánticas.com, que acompañan a la nota.
Mandala de frutas y verduras, del sitio Sustentator.com.

¡Compártelo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada