Buscan desalojar la Tribu Sioux de Standing Rock a punta de fusil

        En una  nota del periodista Alejandro García para el sitio digital Diario Latinoamericano, se informa que el gobierno americano intenta desalojar a los pueblos originarios que intentan defender sus territorios sagrados en el sitio en donde se pretende construir un oleoducto, vulnerando sus derechos y ejerciendo todo tipo de violencia contra ellos.
        La nota, de fecha 24 de febrero de 2017, informa sobre el avance de camionetas Humvees que transporta efectivos militarizados que busca expulsar o ejecutar a descendientes de los pueblos sioux, quienes fueran perseguidos tanto ahora en el presente como lo fueron sus antepasados.
        “Las autoridades federales han comenzado su incursión para desalojar a los protectores del agua del campamento de Oceti Sakowin, y las imágenes que nos llegan del sitio de la protestas son extremadamente inquietantes” sostiene García para Diario Latinoamericano.
        Agrega también que la vieja historia de violencia y persecución no ha hecho más que repetirse. “La historia se está repitiendo cuando una fuerza fuertemente militarizada irrumpe en la tierra de los Nativos Americanos para expulsarlos o ejecutarlos, sólo que esta vez, los invasores “cabalgan” Humvees y no caballos” informa Diario Latinoamericano.
       Los manifestantes, que una vez fueron miles, han estado luchando para detener la construcción de un oleoducto de $3,800 millones de dólares que profanaría tierras sagradas para los Sioux y amenazaría la salubridad de los suministros locales de agua.“La mayoría de los manifestantes se marcharon anoche, pero al menos 40, incluidos los veteranos y los ancianos tribales, permanecieron para enfrentarse hasta el final a los tiranos de la fuerza” agrega García.
        La publicación indica que la situación se viene prolongando desde hace un año, pero es evidente que se intenta solucionar este problema por vía de la violencia. “Los protestantes que ya persisten por un año, han visto a la policía violar abiertamente sus derechos humanos con tácticas de intimidación, colocando a los perros de ataque frente a los manifestantes, humillándolos sexualmente con búsquedas a “ropa quitada”, exámenes de sus partes íntimas y arrestando a cientos de personas acusadas de falsos alegatos” indica la nota.
        La construcción del oleoducto de Dakota fue desechada por el presidente Obama hasta que se pudieran realizar más estudios ambientales para evaluar posibles amenazas al medio ambiente.
        Pero una de las primeras acciones del presidente Trump fue cancelar el estudio y ordenar que se reanudara la construcción de la tubería. Se cree que Trump tiene una participación financiera en las compañías que financian el oleoducto, y su administración tiene profundos vínculos con la industria de combustibles fósiles. El máximo ejecutivo de Dakota Access Pipeline donó $100,000 a la campaña de Trump y a sus comités de recaudación, con lo cual ahora asume “el derecho” de cosechar sus recompensas.
        El futuro cercano se ve muy oscuro para los pueblos originarios de América del Norte. “No está claro cuál es el siguiente paso para los Sioux y el movimiento que se opone al oleoducto. Pero está claro que el presidente Donald Trump, el gobierno federal y el gobierno de Dakota del Norte no respetan los tratados firmados con las tribus nativas americanas, igual que la santidad de sus tierras” sostiene García.
        Y si recordamos las palabras del jefe de la etnia Seattle, “cuando la vida ha terminado, comienza el sobrevivir" . “Es chocante ver que en pleno siglo 21, el uso de la violencia y la intimidación sigue siendo la respuesta automática del gobierno para enfrentar las legítimas demandas de los nativos americanos, quienes simplemente están luchando desesperadamente para detener la destrucción de su patrimonio y preservar la sanidad de las fuentes locales de agua”.
Y concluye García: “La larga historia de genocidio, abuso y abandono de nuestro país respecto a los habitantes originales de esta tierra es una mancha oscura en nuestra historia, y estas imágenes demuestran que todavía no sentimos remordimientos por los pecados que cometimos en el pasado”.

Lean la carta del Gran Jefe Seattle, una joya que deberían defender todos los ciudadanos del mundo
http://ciudadseva.com/texto/carta-del-jefe-seattle-al-presidente-de-los-estados-unidos/

Fuente: del sitio digital del Diario Latinoamericano
http://diariolatinoamericano.com/policia-militarizada-acaba-de-desalojar-la-tribu-sioux-de-standing-rock-a-punta-de-fusil/
Carta del Gran Jefe Seattle, del sitio digital Ciudad Seva, casa digital del escritor Luis López Nieves.

¡Compártelo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada